10 Mitos sobre el Vaginismo

El Vaginismo Sí tiene cura es muy efectiva y esta al alcance de todas las mujeres que lo sufren. Hoy vamos a ver 10 de los mitos más difundidos sobre el vaginismo.

  1. El vaginismo no tiene cura. Falso, el vaginismo es una afección que tiene muy buen pronostico y una terapia muy efectiva. El 99% de las mujeres que siguen la terapia, consiguen su objetivo. No sea conformista y acuda a un/a sexologx para verse liberada de la carga mental que supone para una mujer tener vaginismo.

  2. El vaginismo desaparece con el tiempo. Falso, el vaginismo no desaparece si no se recibe y se realiza una terapia con un/a expertx sexologx.

  3. El vaginismo desaparece con una operación. No es una cirugía lo que corrige el vaginismo sino una una terapia sexual dirigida por unx expertx en el tema. Sólo los vaginismo Físicos se podrían corregir con una leve operación, como en el caso de un himen rígido.

  4. Las mujeres que sufren vaginismo han sufrido abusos sexuales. Falso, la mayoría de las mujeres que sufren vaginismo han tenido una vida normal y son otros los motivos que le han llevado al vaginismo. Sólo un pequeño porcentaje de mujeres con vaginismo han padecido abusos sexuales.

  5. Las mujeres que sufren vaginismo son frígidas. Falso, las mujeres con vaginismo suelen tener una respuesta sexual correcta que se empieza a evitar con el tiempo por el estrés, la ansiedad y la anticipación al fracaso y al dolor.

  6. El vaginismo es falta de experiencia, sólo hay que seguir intentándolo más. Falso, el vaginismo nada tiene que ver con la experiencia, y seguir intentándolo sin unas pautas de unx terapeuta sexolgx puede empeorar la situación, por el desgaste psicológico que supone el continuo fracaso.

  7. El sexo es doloroso en sí, solo hay que aguantar. Falso, el buen sexo es excitación, deseo, placer y muchas cosas más que nada tienen que ver con el dolor. Si temes el dolor o tienes relaciones sexuales dolorosas te recomendamos que acudas a unx sexologx especialista.

  8. El pene de mi pareja es demasiado grande. Nada tiene que ver el tamaño del pene con el vaginismo, porque recordemos que el vaginismo es el cierre involuntario de la vagina. Por lo que da igual qué quieras introducir ya que no entraría ni un dedo.

  9. Ver pornografía ayuda a curar el vaginismo. Falso, el vaginismo tiene una terapia bien definida y se cura siguiéndola exhaustivamente y con el apoyo de tu sexologx terapeuta. No se cura por mirar pornografía.

  10. El tratamiento de vaginismo me costaría tanto que no sé si me lo puedo permitir. Falso, os animo a preguntar por los precios. Yo personalmente doy muchas posibilidades ya que intento ayudar a todo el mundo.

Miriam Gómez

Puede que te interesen estos post: Vaginismo, El Vaginismo tiene solución.

Anuncios
Mujer leyendo despreocupada

El Vaginismo tiene solución.

Avanzaremos hoy un poco sobre el conocimiento del Vaginismo su eficaz terapia y sus mitos porque tiene solución y está al alcance de tu mano dejar de sufrirlo.

Generalmente la mujer que sufre vaginismo independientemente de la vida social que lleve, y de que sea mas o menos extrovertida, va a ser una persona que lo sufre en silencio. Esto es así por muchos motivos; los principales que ni ellas mismas entienden y aceptan, en muchos casos, que les pasa. Suficiente dolor es ya sufrirlo como para contarlo y que te estén preguntando. Las personas, a veces, no sabemos prestar apoyo real y somos muy indiscretas, y éste es un riesgo que las mujeres que sufren vaginismo no quieren correr. Lo malo de esta situación es que todo el apoyo que pueden recibir es el de su pareja si la tienen, y el de su sexologx si ya ha buscado ayuda.

El vaginismo tiene cura, su terapia es muy eficaz y yo animo a toda la mujer que lo padezca a que se ponga en manos de un profesional. Todas las mujeres que no se rinden en el camino, lo consiguen!! Tú puedes ser una de ellas. Imagínate dentro de tres meses con una nueva vida, ¿la quieres? Pues da el paso y pide información que es gratuita.

La terapia de vaginismo es como montar en la montaña rusa, el estado anímico ira subiendo y bajando a gran velocidad, pero ya lo sabemos y podemos anticiparnos y prepararnos para ello. Tenemos que ser fuertes, el objetivo está detrás de la esquina, ¡ahora sí! y cuando vaya entrando el bajón, agarra fuerte la mano de tu compañerx de viaje y grita si te apetece, pero recuerda, que cuando llegues al nivel más bajo estarás preparada para volver a subir con fuerza.

Mujer leyendo despreocupada
Imagen de Francine Van Hove

Es una terapia muy agradecida porque al poco de haber empezado ya eres capaz de mirar atrás y ver grandes progresos. Retroalimentarte de tus logros es una buena formula para animarte a seguir con ello.

Si hay algo que tienes que plantearte cuando empiezas la terapia de vaginismo es ser constante, porque el binomio cuerpo/mente aprende con la constancia. Si hasta ahora no lo has sido, no importa, pero organiza tu vida para serlo con los ejercicios de vaginismo. Si normalmente eres muy constante, ya tienes un paso ganado.

Tuve una paciente que venía cada 15 días a consulta por su vaginismo, el ejercicio que le mandaba en cada sesión tenía que hacerlo 3 veces por semana. Pues al final siempre hacia los ejercicios 2 días después de haber acudido a consulta y 2 días antes de volver a ir, entre ejercicio y ejercicio habían pasado 10 días, y el cuerpo no responde a la terapia como se espera.

Los ejercicios tienen que ser constantes y continuos, no dejar pasar más de 2 días entre uno y otro porque como decía es un aprendizaje para el cuerpo y la mente que necesita constancia y regularidad. En el caso de la paciente que os comentaba anteriormente la solución fue ponerle una cita semanal hasta que consiguió coger ritmo y vio un avance que le motivo a ser más constante.

Para aquellas mujeres más jóvenes o que han descubierto su vaginismo más recientemente pueden repetirse a sí mismas como si fuera un mantra una serie de frases que ponemos a continuación y que serán un buen inicio para su terapia.

Mantras para el vaginismo

Tener vaginismo no es mi culpa.

No soy rara, el vaginismo le pasa a muchas mujeres.

Yo puedo con el vaginismo porque tiene solución y estoy dispuesta a superarlo.

Pondré solución a mi vaginismo por mí.

Cada día debo esforzarme por superar mis miedos y me veré recompensada por ello.

La terapia de Vaginismo es muy efectiva, pero recomiendo que se pida ayuda a un profesional ya que es muy importante el apoyo emocional que ofrecemos las expertas en vaginismo. Como hemos comentado, el apoyo principal y generalmente el único de la mujer que tiene vaginismo es su pareja y su sexologx.

Siempre digo a mis pacientes, después de un pequeño cuestionario, que si el motivo del vaginismo no es evidente, no nos vamos a preocupar en buscar su porqué, porque no va a ser relevante, en la mayoría de los casos. Dedicaremos nuestro tiempo y esfuerzos en poner solución al mismo.

El vaginismo siempre se va a dar por un conjunto de circunstancias, pero las personas casi siempre necesitamos saber qué nos pasa y porqué. Hay un común denominador en la mayoría de las mujeres que sufren vaginismo, por no decir a todas, y es sobre ello sobre lo que trabajaremos principalmente: Miedo,fobia al dolor.

El cuerpo de una mujer con vaginismo anticipa lo que cree que sera doloroso y esto desencadena que los músculos vaginales se cierren de manera involuntaria haciendo imposible la penetración.

Cuando el miedo al dolor es por causas no físicas se produce: temor al coito por dolor anticipado, ansiedad general por el punto negativo que esta tomando las relaciones sexuales, estrés ante el desempeño de una relación, problemas de pareja por temor a perderle y poder perder el control.

Al contrario de lo que se pueda pensar, la mayoría de los vaginismos poco o nada tienen que ver con experiencias traumáticas de abuso emocional o sexual.

Que esta información llegue al mayor número de mujeres es importante, porque muchas pueden necesitarla. A todas nos es familiar la sensación de alivio al conocer datos sobre algo que nos pasa y sobre lo que andábamos perdidas. Tu mejor amiga, tu hermana o tu compañera de trabajo podían estar sufriendo vaginismo ¿Te animas a compartir?

Lee más sobre la Terapia de Vaginismo y pide información personalizada aquí

Miriam Gómez

Vaginismo

A lo largo de mi trayectoria profesional, en mi consulta sexológica, lo que más trato son mujeres que sufren vaginismo, así que mucho he tardado en escribir un post sobre ello.

Definición de Vaginismo

El vaginismo es un trastorno de carácter sexual que sufren las mujeres. La vagina se contrae y se cierra de manera involuntaria haciendo imposible la penetración.

Existe muchas clasificaciones sobre el vaginismo. Yo personalmente lo divido en: vaginismo físico y vaginismo psicológico.

El vaginismo físico, está representado por un pequeño porcentaje, 2-5%. Se detecta en una revisión médica y se soluciona en el peor de los casos con una pequeña cirugía.

El vaginismo psicológico, es el que sufren entre 95-97%. El vaginismo de carácter psicológico es con el que se van a identificar la mayoría de las mujeres.

Una vez que se ha detectado que el vaginismo es psicológico se establece una valoración entre leve, moderado y grave. Y en función de ello se puede estimar el tiempo de duración de terapia. De ahora en adelante consideraremos el vaginismo psicológico el que se tratará en terapia sexual.

Perfil de una mujer con vaginismo

Cualquier mujer es susceptible de sufrir vaginismo por lo que dar una definición es arriesgado. Por mi experiencia en consulta puedo sacar un perfil amplio en el que se pueden adscribir la mayoría de las mujeres que sufren vaginismo. Antes de elaborar un perfil diré que el vaginismo normalmente está presente en la mujer en su primera relación sexual, de ahí que lo descubran cuando son adolescentes, pero que también puede aparecer a una edad más adulta a consecuencia de una experiencia traumática.

La mujer que tiene vaginismo acude a consulta cuando tiene una edad comprendida entre 20-40 años. ¿No hay mujeres más jóvenes o más mayores que lo padezcan? Si, las hay. Pero una niña de 16 años que sufre vaginismo, tiene ya suficiente miedo como para pensar en ir al sexológ@, mientras que una mujer con más de 40 años, si en los más de 20 años que lleva pudiendo tener vida sexual normalizada, no lo ha hecho, necesitaría un buen motivo que le empuje a ir a consulta si hasta ese momento no ha ido, como acuden la mayoría con edad avanzada, porque quiere ser madres… seguramente viva de por vida con vaginismo. Esto lo entenderéis mucho mejor en breve.

Una mujer que sufre vaginismo es una mujer que tiene muchos miedos, aunque sepa mucho de sexo, aunque conscientemente no se lo crea o no se lo explique, tiene miedo. El miedo hace que cuando esten en una situación intima se produzca un cierto estrés y posterior rechazo hacia la pareja. Son muchas las mujeres que involuntariamente cierran las piernas, controlan a la pareja, no les dejan acariciarlas, tienen miedo al dolor, “les da cosa” sus genitales, en general no se han masturbado…

¿Cuándo una mujer decide poner fin al vaginismo?

En el vaginismo hay 3 etapas de motivación clara, si a lo largo de estas tres etapas no has conseguido superarlo, será difícil que lo consigas.

Una primera etapa, cuando se es muy joven, la pareja con la que estas te tiene muy enamorada, quieres pasar el resto de tu vida con él, y quieres darle todo lo que ahora mismo no puedes darle. La mujer tiene miedo pero quiere hacerlo por su pareja. La pareja es comprensiva y está esperando, mientras practican otros juegos sexuales que dependiendo de la intensidad pueden crear más o menos estrés en la joven con vaginismo. Este sería el primer intento que se puede quedar en: no hacer nada, buscar algo de información por internet o el planteamiento de ir a un profesional a que te dé una solución.

El segundo intento es por una misma, se puede dar el caso de que ya hayas tenido una pareja que te dejó por este problema y estas empezando otra relación a la cual te gustaría llegar sin ningún problema sexual y por otro lado, la persona que sigue con la misma pareja pero que ha decidido nuevamente que quiere poner solución a su vaginismo porque quiere sentirse más mujer y poder ofrecer todo. En el primero de los casos del segundo intento la motivación es muy fuerte y puede ser de gran ayuda para superarlo, en el segundo la motivación flojea y si la pareja no hace mucho hincapié, nada va a dar un cambio drástico.

Por último, la mujer que rondando los 30 le nace un instinto maternal con el que no le queda más remedio que intentar poner solución a su vaginismo porque quiere ser madre. Esta es la mayor de las motivaciones y en la que hay que poner toda la carne en el asador, porque si se deja escapar… difícilmente la mujer se dará otra oportunidad.

Esto es lo estándar, pero cada persona y cada caso es particular.

Ojalá que muchas de las mujeres que sufren vaginismo se pongan a poner solución, la terapia de vaginismo es muy gratificante y con un porcentaje muy alto de éxito. Ánimo!!

Hoy más que nunca os pido que Compartan este post, puesto que hay muchas más mujeres de las que pensamos que lo están sufriendo y sería genial que todas tuvieran la máxima información. Yo seguiré dando guías útiles para poner solución al vaginismo.