fbpx

¿Qué es el vaginismo?

qué es el vaginismo

Si has llegado aquí buscando qué significa tener vaginismo y/o buscando respuestas a lo que te pasa, bienvenida, te abrazo fuerte. Estoy segura que en mis palabras y en la información de este post encontrarás la tranquilidad y las respuestas que estás buscando. Regálate unos minutos, ponte cómoda y empápate de toda la información que posiblemente cambiará tu vida.

Lo primero, déjame decirte que no eres la única, no estás sola, ni loca, ni hay nada malo en ti. Entre el 2-3% de las mujeres sufren vaginismo y esto representa un 10% de las mujeres que acuden a consulta (Masters y Johnson 1970). Las estimaciones actuales son bastante mayores un 5% y entre el 25-30% de las que acuden a consulta.

El vaginismo tiene solución y su terapia es muy efectiva rondando el 100% de casos de éxito. Sigue leyendo que te lo cuento todo.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es un trastorno de carácter sexual que sufren las mujeres. La vagina se contrae y se cierra de manera involuntaria haciendo imposible la penetración.

El vaginismo no es el dolor. El vaginismo es la imposibilidad. El dolor se llama dispareunia y te hablaré de ella ampliamente en breve. Vaginismo y dispareunia se pueden dar juntos pero no tiene porque ser así. Existen mujeres que tienen vaginismo y no tienen ningún tipo de dolor; tienen unas relaciones sexuales placenteras sin penetración vaginal.

Otras definiciones

Definición de vaginismo de Kaplan (1974)

“Un espasmo involuntario de los músculos que rodean la entrada vaginal, específicamente del esfínter de la vagina y del elevador del ano, que se produce siempre que se intenta la introducción del pene o de cualquier objeto en el orificio vaginal, haciendo imposible el coito”.

Definición de vaginismo en El DSM IV-TR

“La característica esencial del vaginismo es la contracción involuntaria, de manera recurrente o persistente, de los músculos perineales del tercio externo de la vagina, frente a la introducción del pene, los dedos, los tampones o los espéculos”.

La tendencia actual a la hora de definir el vaginismo es hablar de la activación de un punto gatillo que contrae el tercio externo de los músculos del suelo pélvico que están en la entrada de la vagina dejándola cerrada, o parcialmente cerrada.

Me gustaría decirte que, más allá de la definición de vaginismo, lo importante es que la mujer que lo sufre sienta y se reconozca en que lo que le pasa a ella es vaginismo. Poner nombre a lo que te pasa es el primer paso a la solución.

Veamos ahora los síntomas a ver si también te reconoces en ellos.

Síntomas del vaginismo

A continuación, hablaré de síntomas generales. Esto no invalida otros síntomas o circunstancias personales.

Tienes vaginismo si para ti es imposible físicamente mantener una relación sexual con penetración vaginal. Tu vagina se contrae y se cierra de manera involuntaria haciendo imposible la penetración.

Si tienes mucho dolor en la penetración y ésta no siempre es posible puede que también estés sufriendo vaginismo junto a dispareunia.

Seguramente seas una persona con fobia al dolor y la intimidad con tu pareja te crea mucho estrés. Temes el coito por dolor anticipado.

Puede que sepas bastante de sexualidad, pero aun así tus genitales te dan cosa. No los miras ni los tocas.

Es muy posible que en la intimidad en las relaciones sexuales que mantienes con tu pareja, que no coito, tú siempre tienes el control. Incluso mantienes posturas de seguridad en la que estas rígida cerrando las piernas y con las manos preparadas para esquivar.

El vaginismo en muchas ocasiones va de la mano de la dispareunia.

Tanto es así que incluso hay profesionales que lo confunden y llaman al dolor vaginismo, y por eso también puedes presentar otros síntomas como el ardor, picor, dolor, incomodidad todo ello en varios grados y con distinto origen.

Cuando sufres vaginismo también es muy posible que si prestas atención sientas como la musculatura pélvica de la vagina se tensiona ante la idea de poder tener relaciones. También pasa con el intento de uso de tampones o copas para la higiene menstrual y con las visitas a los profesionales de la ginecología.

Una mujer con vaginismo, a priori no tiene que sentir dolor. Con el tiempo puede evolucionar y sí hacerlo. Además, en la primera etapa del vaginismo cuando una mujer se hace consciente de lo que le pasa también puede ocurrir que su respuesta sexual sea completamente normal, es decir, siente un deseo adecuado y no tiene problemas en llegar al orgasmo. Esto cambiará con el tiempo si no se pone solución.

Tipos de vaginismo

Realmente que conozcas los tipos de vaginismo no es importante. Porque lo importante para ti es saber que tiene solución y ponerte en manos de una profesional que sepa guiarte en ella. Clasificar el vaginismo en tipos es más importante para la persona que te va a dirigir para saber el mejor camino y herramientas a utilizar que para ti. Aun así, por si quieres saciar tu curiosidad te dejare un listado con tipos de vaginismo y diferentes clasificaciones.

Tipos de Vaginismo

Según tu historia personal.

De toda la vida o primario: esta es la situación en la que la mujer nunca ha podido tener penetración vaginal. El vaginismo es un problema que ha tenido siempre. La mayoría son de este tipo y la causa es principalmente psicológica.

Secundario: tras una época donde la penetración ha sido posible, aparece el problema. Es común la aparición después del nacimiento de un hijo o incluso por problemas en las relaciones de pareja.

Situacional: esta situación espoco frecuente y en ella unas veces se puede acceder a la penetración y otras no. También se puede dar con unas parejas sí y otras no. O con unas posturas sí y otras no.

Generalizado: esel más frecuente, la mujer no puede ser penetrada en ninguna circunstancia.

Parcial: el espasmo de la contracción no es completo y cabe la posibilidad de penetrar un poco. Aquí la penetración sería dolorosa por la contracción de la musculatura.

Según la intensidad.

Leve: la mujer tiene relaciones sexuales satisfactorias, pero no puede ser penetrada. A veces se puede introducir un dedo en la vagina y tener penetración anal sin ninguna dificultad.

Moderado: es capaz de experimentar el placer durante el juego erótico y las relaciones no coitales. No puede introducir ni un dedo.

Grave: además de la imposibilidad existe un rechazo hacia el sexo y presenta evitación del mismo.

Muy grave: está marcado por el miedo a las relaciones sexuales y existen problemas de excitación y/o aversión sexual.

Causas del vaginismo

Generalmente las causas del vaginismo se dividen en dos grandes bloques. Causas orgánicas y causas psicológicas.

Ambas causas se pueden dar al mismo tiempo. Es bastante habitual que haya más de una causa que origina y mantiene el vaginismo.

La explicación más simple sobre vaginismo es que la fobia al dolor hace que te anticipes a él y tu cuerpo reacciones cerrando la entrada vaginal. Es por lo tanto la fobia al dolor la principal causa reconocida del vaginismo, aunque como verás hay muchas más y de una u otra forma luego implican que esa fobia al dolor se active.

Un ejemplo: una mala educación sexual te puede hacer pensar que tu primera relación coital tiene que doler mucho, cosa que es completamente falsa. Y esto desencadene que tu fobia al dolor te cree vaginismo. Es un ejemplo muy simple, la realidad luego siempre es más compleja.

Miriam Gómez

Causas orgánicas.

Las causas orgánicas son aquellas patologías que afectan al perfecto funcionamiento de los órganos pélvicos. En muchos casos coinciden con causas físicas.

  • Himen rígido o hipertrófico.
  • Inflamaciones de la pelvis.
  • Endometriosis.
  • Tumores pélvicos.
  • Hemorroides.
  • etcétera.

Es importante acudir a un/a médico/a o ginecólogo/a para descartar causas orgánicas. Incluso aunque no puedan hacerte una exploración vaginal se puede hacer una evaluación de si los síntomas iniciales coinciden con patologías orgánico-pélvicas.

El dolor que provocan algunas de estas patologías desencadenan un vaginismo condicionado que tendremos que tratar después de curar dicha patología.

La causa orgánica más habitual es un himen hipertrófico.

Te animo a mirar cómo es el tuyo. Si te reconoces en uno de ellos pide cita con tu médico/a ginecólogo/a.

Causas psicológicas.

El vaginismo es una respuesta fóbica. Si con algo se pueden identificar las mujeres que sufren vaginismo es con la fobia al dolor. Pero hay muchas otras circunstancias que aparecen como causas psicológicas en el vaginismo. La mayoría de las veces no hay una sola causa de vaginismo sino más bien es una combinación de varias causas tanto psicológicas como físicas y orgánicas.

Otras causas de vaginismo psicológico.

  • Falta de educación sexual. Existe un gran desconocimiento de la sexualidad femenina.
  • Educación religiosa/moral estricta.
  • Problemas de pareja.
  • Miedo al embarazo
  • Abusos sexuales. Contrariamente a lo que se puede pensar el porcentaje de vaginismo por esta causa es bajísimo.
  • Rechazo a los genitales.
  • Rechazo al autoconocimiento.

El vaginismo es miedo.

Si tengo que definir el vaginismo con una palabra más allá de la imposibilidad. La principal causa es el miedo al dolor, pero no es el único.

Los Miedos en el vaginismo están muy presente. Una vez que ya lo sufres, le pones nombre a lo que te pasa e intentas buscar una solución aparecen más miedos. Estoy segura de que si lo estás sufriendo te puedes ver representada en ellos.

  • Miedo a ser la única mujer a la que le pasa esto.
  • Miedo a que nadie te entienda.
  • El miedo a que no se solucione y que no puedas ser madre.
  • Miedo a perder a tu pareja,
  • o a no encontrar una pareja porque no puedes tener relaciones.
  • Al fracaso, a ser la única persona que no consigue solucionarlo aunque el porcentaje de éxito ronde el 100%.
  • Miedo a no ser una mujer completa.
  • A quedarte sola…

MIEDOS. Abraza tus miedos y empieza el camino.

El miedo es una emoción que te quiere proteger. No es malo sentirlo. Pero no siempre te protege. No puedes dejar que dirija tu vida. Es importante cambiar el miedo por conocimiento que te dará seguridad.

Si hablamos de un vaginismo secundario que ya te dije que son menos frecuentes entre las causas tendremos:
  • Complicaciones de lesiones orgánicas.
  • Consecuencias de intervenciones médico-quirúrgicas.
  • Situaciones de estrés y ansiedad.
  • Secuelas de crisis afectivas o malas relaciones de pareja.
  • Agresiones traumáticas.
  • Etcétera.

Tratamiento del Vaginismo

Ya te adelanté que el vaginismo tiene solución. Además la terapia que se usa en vaginismo es muy efectiva rondando el 100% de casos de éxito. Si sufres vaginismo y no abandonas la terapia, lo superas.

El tratamiento de la mujer que sufre vaginismo incluye trabajar la parte física en algunos casos los problemas orgánicos que la han ocasionado y la parte psicológica. Para que sea realmente efectiva se tienen que contemplar de una forma global. Por eso es importante que te dirija un/a profesional con experiencia y que además tenga en cuenta todas las causas de tu vaginismo. Ya de forma personalizada y no de forma teórica.

Cómo curar el vaginismo conmigo

Llevo más de trece años ayudando a mujeres a superar su vaginismo. Lo que me da una gran experiencia y una amplia visión del problema inicial.

Lo primero es descartar posibles problemas orgánicos, para ello necesitaré saber tu historia y si existen estos problemas hay que atenderlos en primer lugar. Esta parte la haría tu profesional médico de confianza y yo te puedo ayudar a preparar esa consulta para que vaya rodada. La realidad es que son pocas las veces que el problema es orgánico y la mayoría de esas veces es por un himen hipertrófico.

A partir empezaría la terapia sexual con base educativa con la que vas a reeducar tanto la parte física como la psicológica.

Mi terapia de vaginismo se lleva a cabo a través de la escuela de vaginismo y es una terapia que contempla también la dispareunia o dolor, ya que en muchos casos se dan juntas. Yo las trabajo al mismo tiempo, diferenciándolas y teniéndolas en cuenta a las dos.

La terapia sexual de vaginismo y dispareunia

He creado una escuela de vaginismo y dispareunia donde encontrarás la terapia que los soluciona divida en 10 pasos. Es una terapia muy efectiva, individual y con feedback constante. Tengo dos opciones para la inscripción, una de ella es la forma más económica y personal de hacer una terapia de vaginismo y dispareunia de forma personalizada. Si quieres más información sigue leyendo aquí.

Los dilatadores en la terapia sexual de vaginismo.

En la mayoría de los casos la solución al vaginismo no pasa solo por comprar y usar dilatadores, y mucho menos sin que nadie te diga cómo hacerlo y te acompañe en el camino para saber si lo estás haciendo bien, o no, cuando el resultado no es el que esperabas. Así que no te aconsejo que gastes tu dinero en unos dilatadores para probar suerte. Ahorra ese dinero para una buena terapia.

Personalmente en mi terapia, de forma general, no utilizo dilatadores, aunque si alguien ya los tiene comprados los puede usar en vez de lo que yo aconsejo.

El problema de intentar cosas al azar para superar el vaginismo

Cuando queremos solucionar el vaginismo y erróneamente pensamos que la causa es que mi vagina es estrecha, que no lo he intentado lo suficiente, que es solo problema de lubricación, que es por falta de experiencia… Lo que hacemos es intentar cosas al azar. Cosas que no solo no funcionan sino que, además, pueden agravar el problema. Porque cuando ya te habías convencido de que esa era la solución, darte cuenta que no es así y que aún sigues padeciendo el vaginismo es muy duro y frustrante. Pero si te ha pasado no te preocupes el vaginismo tiene solución y estoy segura de que en cuanto tomes la decisión de coger tus miedos y buscar a alguien que te ayude a afrontarlos estarás muy cerca de conseguirlo.

La terapia milagro para el vaginismo o la dispareunia.

No existen las terapias milagros. Tienes que tener paciencia y estar abierta al conocimiento sobre sexualidad en general y sobre la tuya en particular.

La buena terapia de vaginismo va mucho más allá de saber los pasos a seguir.

Mucha gente me aborda para que ofrezca los 10 pasos de mi terapia. Pero la realidad es que lo importante de mi terapia no son los diez pasos que yo he plasmado en videos para ofrecértelos poco a poco. Lo importante es la experiencia, es el acompañamiento, es saber qué pasa por tu cabeza, antes de que aparezca, es equivocarte para aprender, es darle la vuelta al ejercicio y a cómo lo miras para ver qué creencias te limitan, es trabajar codo con codo para que puedas conocerte a fondo y ser una nueva persona, no solo en lo sexual sino en tu vida en general.

Así que si lo que quieres son pasos a seguir, cómprate un libro. Pero tienes que saber que cuando algo no salga bien, ¿Qué vas a hacer? Porque los ejercicios no siempre salen bien a la primera, ni a la segunda. ¿Qué vas a cambiar? Recuerda lo que pasa cuando haces cosas al azar.

La terapia de vaginismo puede ser muy frustrante si no te acompaña alguien experta en el tema.

La actitud es muy importante

No importa como seas, lo único que necesitas es tener una actitud abierta al aprendizaje. Tus miedos te van a acompañar pero los haremos cada vez más pequeños incluso muchos hasta los haremos desaparecer.

Piensa que todo lo que no has aprendido de tu cuerpo y de tu sexualidad durante todos los años que tengas, lo vas a tener que aprender ahora y eso necesita de tiempo y apertura mental, deconstrucción personal y paciencia.

La terapia de vaginismo al final es un proceso personal y cada persona tendrá uno diferente. Nunca vamos a compararnos con nadie en nuestro proceso. Mi misión es acompañarte y hacerte el camino más bonito y transitable.

La pareja en el vaginismo

Cuando empiezas un proceso de vaginismo puedes tener o no pareja.

Cuando la tienes puede haber parejas comprometidas al 100% y parejas que intentarán boicotear el proceso. En el camino aprenderás todo sobre tu pareja y la mayoría de las parejas que lo superan juntos consiguen un aprendizaje y una intimidad que lleva a la pareja a otro nivel.

Tú eres la persona más importante de este proceso.

Y las decisiones que tomamos en todo momento tienen que girar en lo que es mejor para ti. Por eso el paso 0 es prohibir el coito, que no las relaciones sexuales que pueden ser muy diversas.

Si has llegado hasta aquí leyendo te felicito porque estás realmente comprometida con solucionar tu vaginismo y el primer paso, después de ponerle nombre, siempre es tener la mayor información posible.

¿Qué viene ahora? Eso solo depende de ti y de en qué punto del proceso estés. Te planteo tres opciones si quieres empezar tu camino conmigo, pero por supuesto nos son las únicas que existen.

Si ya tienes claro que quieres solucionar tu vaginismo, pásate por:

Si aún no estás segura de querer empezar una terapia de vaginismo pero te gustaría saber más de sexualidad femenina te recomiendo:

Si quieres seguir aprendiendo te recomiendo ver la Masterclass gratuita que he creado de Vaginismo y dispareunia.

No dejes de ponerte en contacto conmigo si quieres saber más para empezar tu camino.

Te abrazo fuerte,

Miriam Gómez

Si te ha gustado comparte, muchas mujeres te lo podrán agradecer.


¿Quieres acceder a la Formación VIP de Sexología Femenina?

Aquí tienes la super promoción para hacerlo por todo lo alto.

autoestima

Curso de Autoestima Sexual.

Llevas años sintiéndote mal con tu cuerpo y con tu sexualidad por tener una autoestima baja.

Publicado por Miriam Gómez Galocha

Pedagoga, sexóloga y feminista.

2 comentarios sobre “¿Qué es el vaginismo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *