Nos debemos Orgasmo

 

Nos debemos orgasmos.

Por todos esos deseos silenciados, arrancados, calumniados;

los deseos que nos mutilan, niegan y roban;

nos los debemos.

 

Orgasmos sabios, (con)sentidos, deseados;

No necesitamos que nos los proporcione nadie,

nos los debemos.

 

 

Basta de mentiras,

de pensar que somos cuerpos dependientes.

Si dependemos de alguien es de nosotras mismas.

Una de las fuentes de sanación interna es el (auto)conocimiento.

Y este tiene que llegar de nuestra mano, nuestras manos.

 Nos lo debemos.

 

Querernos,

querernos sin miedo, sin vergüenza, sin culpa.

Querernos mucho,

querernos siempre.

Porque cuando tú te quieres y te respetas, no vas a tolerar que nadie te falte el respeto.

 

Escucha tu cuerpo;

Somos capaces de proporcionarnos placer a nosotras mismas,

y debemos hacerlo cada vez que nos apetezca;

sin reglas, sin normas.

Es una forma de amor y empoderamiento.

Nos lo debemos.

Nos debemos orgasmos.

Miriam Gómez Galocha


Anuncios

Sexología Femenina. La Dopamina

La dopamina ha sido considerada como la molécula del deseo, del placer, la sustancia química femenina por excelencia y ahora veremos por qué.

¿Qué es? La dopamina es una hormona y un neurotransmisor.

¿Qué hace? Entre sus funciones están: la cognición, motivación, comportamiento, actividad motora, el humor, el sueño, el aprendizaje, la creatividad…

¿Y respecto a la sexualidad? La dopamina hace que al pensar en sexo, cuando se conoce el buen sexo, ante las expectativas y la anticipación al mismo, nuestro cuerpo tenga deseo sexual y se creen hormonas necesarias para una completa excitación.

Puntualizar que el buen sexo, para mí, es aquel en el que disfrutamos, aquel con el que llegamos al clímax más absoluto, aquel que te estremece todo el cuerpo y es capaz de guardar en cada poro de tu piel su recuerdo, te hace vivir con una gran sonrisa, grandes dosis de positivismo y que es capaz en los días siguientes al mismo, con sólo recordarlo, de excitarte y sentirlo como si acabará de pasar. Por supuesto que el buen sexo para cada persona tendrá unas formas, escenarios y protagonistas distintxs.

By Galocha

Cuando aún no se conoce el buen sexo, pero se fantasea con tenerlo o se tienen expectativas inminentes de que va a ocurrir, también liberamos dopamina. Si hay varios intentos fallidos por conseguir un buen sexo, no llegamos al orgasmo o ni siquiera al conato de orgasmo. Poco a poco nos vamos desencantando, afligiendo y la liberación de dopamina se irá reduciendo hasta desaparecer cuando pensamos en sexo.

Cuando el sexo en nuestra vida es satisfactorio y lo mantenemos periódicamente, además de mantener estable los niveles de dopamina, que a su vez van a retroalimentar nuestra sexualidad, nos activarán para todas las actividades cotidianas que realicemos. La dopamina nos da fuerzas, energía y seguridad que nos hacen ver el día a día de una forma muy positiva y distinta.

¿Afecta por igual a hombres y mujeres? Las mujeres, en general, son capaces de mantener sus niveles de dopamina más o menos estables después del orgasmo, y por lo tanto podemos volver a empezar, lo que ayuda a ser multiorgásmicas.

¿Sabías que todas las mujeres somos potencialmente multiorgásmicas?

Los hombres, en general, tienen una caída de dopamina después del orgasmo lo que le lleva a necesitar un periodo refractario.

Veamos una tabla con las consecuencias de los Niveles de Dopamina

Exceso Deficiente “Normal”
Adicciones Adicciones Motivación
Ansiedad Depresión Sensaciones de bienestar, satisfacción
Compulsiones Anhedonia – no hay placer, el mundo se mira sin color Placer, recompensa logrando tareas
Fetiches sexuales Falta de ambición y dirección Libido saludable
Adicción sexual Inhabilidad para “amar” Buenos sentimientos hacia otros
Tomar riesgos enfermizos Bajo libido Vínculos o lazos saludables
Juegos de azar Disfunción eréctil Saludable manera de tomar riesgos
Actividades compulsivas Sin remordimiento acerca de comportamiento personal Opciones sanas
Agresión Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad Expectaciones realistas
Psicosis Desorden de ansiedad social Amor Maternal/Paternal
Esquizofrenia Disturbios de sueño, “piernas inquietas” Satisfacción por pequeñas cosas
By Marina robinson 

Formas saludables de liberar dopamina: haciendo ejercicio, aprendiendo y ejercitando la memoria, siendo generosx… y practicando sexo del bueno.

Qué puede influir sobre nuestros niveles de dopamina. El estres y la depresión son principales causante de la bajada de los niveles de dopamina, con todo lo que eso conlleva para nuestra vida sexual. En muchos tratamientos para la depresión se recetan inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, que conllevan la bajada de la libido y la capacidad de experimentar orgasmos, entre otras consecuencias se bloquea el deseo sexual.

Dopamina y drogas. Como hemos visto en la tabla anterior, niveles deficientes por carencia o exceso de dopamina pueden conllevar adicciones. Hay drogas como la cocaína, la marihuana, el opio, la heroína, el tabaco y el alcohol que liberan dopamina y crean adicción al consumidor de dichas sustancias.

Otras de las adicciones que liberan dopamina son los juegos de azar y las compras compulsivas que pueden llegar a ser sustitutivas del sexo.

La Dopamina se produce en nuestro cuerpo de manera natural ¡No te dejes engañar! es falso que se pueda encontrar en medicamentos o brebajes mágicos.

Dopamina y Feminismo. La sexualidad Femenina es capaz de suministrarnos estados mentales de empoderamiento, por los cuales somos libres y nos realizamos en todas las dimensiones de nuestro ser. La dopamina tiene mucha culpa de todo ello, por eso una mujer que tiene unos niveles óptimos es una mujer a la cual no se va manipular, ni controlar, ni someter. Y es una mujer que no actuará contra ella misma.

Son muchas las mujeres que abrazan el feminismo cuando se encuentran  a ellas mismas y se empoderan como mujer. Cuando entienden la sexualidad femenina y cuando comprenden la gran mentira de la sociedad patriarcal para obtener el control de las mentes y los cuerpos femeninos. Machismos, postmachismos, neomachismos…

Ojo, ¡abre los ojos! ¡ponte las gafas violetas!  la sociedad patriarcal y falocéntrica conoce esta relación de mujer sexualmente libre y el empoderamiento femenino y por supuesto se ven amenazados por ello. De ahí que se siga intentando silenciar y controlar el funcionamiento de la sexualidad femenina. Una forma de controlar nuestra dopamina, de deprimirnos y de hacernos sumisas… de esto podemos hablar ampliamente, pero será otro día 🙂

 El conocimiento nos empodera y nos hace libre.

By Galocha

De la Infelicidad a la Felicidad hay un paso: el Empoderamiento.

persigue tus sueños
Imagen de: Sara Fratini

 

Sí aún no sabes muy bien que es, eso de lo que cada vez se habla más, el Empoderamiento, no dejes de leer el post ¿Qué es el Empoderamiento Femenino? aquí.

Si hay algo que personalmente me “trastorna” es no poder ser yo misma. No alcanzo a asimilar la frustración que supondría para mí vivir en una constante siendo lo que otrxs quieren que sea.

Me da pena pensar que hay miles, millones de mujeres que a diario se sienten oprimidas y obligadas a ser, hacer y sentir lo que no son y no quieren ser, lo que les lleva a ser infelices.

La infelicidad es un camino muy corto hacia la depresión. Y la depresión es un estado de ánimo en el cual es muy fácil conseguir la sumisión y la subordinación de la mujer hacia la sociedad patriarcal.

Hablando con muchas mujeres te das cuenta como las historias se repiten una y otra vez, mismos patrones, mismos comportamientos. El yugo de la sociedad patriarcal acechando y sometiendo a toda mujer que pueda. Pero ellas no son conscientes de que su situación tiene una fácil solución, conseguir ser una mujer empoderada. Ser conscientes que el esfuerzo que supone ir contracorriente siempre tiene una recompensa, ser feliz por ser tú, hacerte fuerte ante los imprevistos y por supuesto, aprender a caer sin necesidad de que una sociedad patriarcal te recoja y hunda más.

Que ocurre cuando una mujer se deja llevar y de pronto se da cuenta que… eso no es lo que ella quería. Son:

Infelices madres, que nunca quisieron tener hijxs. Traumatizan su vida y la de un menor.

Infelices amas de casa que nunca les gusto las tareas del hogar. Cocinar, limpiar, coser…

Infelices mujeres que se convierten en siervas de sus maridos. Ni siquiera pensaron en casarse.

Infelices hijas que no quieren servir a sus padres/hermanos. Siguiendo la estricta estructura patriarcal de la cual la madre es parte conforme y activa.

Infelices amantes que se conforman con ser un segundo plato.

Infelices monjas que no pueden disfrutar de sus orgasmos.

En definitiva, Infelices, mujeres que no son felices porque no son ellas mismas.

Seguro que conoces a mujeres que encajan en estos perfiles cuyo comportamiento se puede “justificar” y cuyas consecuencias se podrían evitar a través del Empoderamiento Femenino.

En estos momentos en los que la sociedad, al menos en España, esta sufriendo un retroceso real de sus derechos y libertades, las mujeres ya están sufriendo de nuevo el azote de una estructura patriarcal, que nos cosifica, controla e intenta decidir por nosotras. Somos las primeras en ser excluidas del acceso al trabajo remunerado y se nos intenta meter en casa nuevamente, a tener hijxs, a ser la perfecta ama de casa y a depender económicamente de un hombre. Y por supuesto, no vamos a tener ni siquiera derecho a protestar por ello, ya se han encargado de crear la ley mordaza, para esto y para otras miles de injusticias sociales.

Mujeres del Universo, ha llegado la hora de empoderarse, cueste lo que cueste.

By Galocha

Empoderamiento Femenino. El lado oculto de la educación.

¿Preparadxs para la vuelta a la rutina? Pues que mejor manera de volver que, replanteándote cuestiones básicas de existencia.

Hay una pregunta que intento contestar desde hace un tiempo, y que es la que me está ayudando en mi proceso de empoderamiento. ¿Cuánto de mí hay en mi vida? Para lxs intrépidxs que han contestado rápidxs sólo les pido un poco de reflexión sincera y honesta consigo mismx. Reflexión perdurable que tiene que empezar abriendo todos nuestros sentidos.

La situación actual de muchas mujeres en países como España representa un espejismo de libertad y decisión propia que no puede estar cada vez más lejos de la realidad (de hecho, ya no podemos ni decidir si queremos ser madres o no, ante un embarazo no deseado). ¿Somos realmente las mujeres educadas para ser libres? Rotundamente, No.

Somos educadas bajo una falsa libertad en la cual se nos hace dependientes, bastante sumisas y al mismo tiempo responsable de los demás; familia, hijxs, marido, padres mayores… Pero nuestra figura no es importante, o al menos eso es lo que se nos transmite, de manera que cualquier tiempo que dediquemos a los demás, será bien dedicado. El sentimiento de vacío que se crea en estas mujeres de plena dedicación entra en un círculo vicioso que sólo lo llena más dedicación a los demás.

Hay aspectos que se nos inculcan desde el más profuso amor y a través de las personas que más queremos y que siempre debemos de tener como referentes: nuestras madres y abuelas.

La educación de mujer servil es bastante sutil y pasa de generación en generación, en muchas casos, sin ni siquiera saberlo. Esas encantadoras abuelitas “de pueblo” que se han pasado la vida atendiendo a sus hermanos, a sus maridos, a sus hijos, a sus padres… muy posiblemente en el camino hayan sido ayudadas por sus hijas y nietas, si las han tenido, y han ido enseñándoles el papel que creen pertenece a una mujer.

Esas tiernas ancianas que no conocen otra vida ¿saben quiénes son? A lo largo de los años su verdadera identidad se ha confundido con su quehacer socialmente impuesto y voluntariamente aceptado.

A veces me pregunto ¿Qué sería de estas mujeres si entendieran la situación que están perpetuando? ¿Qué pasa si les quitas lo que ellas creen ser? ¿Les ayudas o les haces miserables sí les haces ver que su vida ha sido “un engaño”?

Si llegará el momeempoderamiento-yo decidonto de tener que enfrentarte a una situación en la que la educación a tu abuela o madre es necesaria para que tu hija no siga teniendo un referente femenino servil recuerda ser franca pero también delicada. Ellas no han tenido la opción de llegar a los conocimientos que tú has conseguido adquirir para salir del espiral. No es necesario que las adoctrines como feministas militantes, pero si como referentes válidos, y esto en algunos casos será realmente difícil. Pero no estás sola, recuerda que somos muchas las mujeres que trabajamos en esta línea y siempre puedes pedir ayuda!

El camino del empoderamiento es lento y a veces hasta tedioso. El motor que nos mueve tiene nuestro nombre y nosotras tenemos que grabarle a fuego nuestros apellidos, nuestra identidad real. No puede ser mejor la comodidad de mi zona de confort que, ser yo misma y hacer de mi vida lo que siento y necesito para ser feliz. La vida siempre tiene grandes sorpresas para las que no se conforman. ¡yo quiero la mía!

Con este post de hoy quiero que entendáis que el empoderamiento es algo más que una lucha feminista per se. Que todos los detalles son importantes y que ser consciente de ellos es la única forma que tenemos las mujeres para empoderarnos y conseguir con ello una libertad e igualdad real.

“No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo” Nelson Mandela.

Ahora os repito la pregunta pero de otra forma ¿Estás segurx de que tu vida representa quien eres realmente?

By Galocha

Empoderamiento y Autoayuda.

Me gustaría compartir hoy con vosotrxs lo que pienso sobre la autoayuda y su relación con el empoderamiento femenino.

Yo he sido, y en parte soy, una gran consumidora de libros, post y cursos de autoayuda. He realizado una defensa acérrima de la autoayuda y creo que la autoayuda es muy eficaz, pero sólo para cierto tipos de personas. Pero desde hace un tiempo…

… desde que estoy de pleno en el estudio del empoderamiento creo firmemente que, la autoayuda es un parche que se le pone a las carencias brutales que existen en el sistema educativo, sobre todo en mujeres.

Yo he podido pensar, en determinados momentos de mi vida, que tenía baja la autoestima porque me habían pasado x cosas, pero no ha sido hasta hace poco que, me he dado cuenta de qué no he sido educada para mantener la autoestima a la alza, sobre todo en lo que a la autoimagen se refiere. Se nos bombardea constanteme con la perfección, que no existe y que, de una u otra forma una persona con espíritu perfeccionista quiere buscar para su vida.

A veces las mujeres somos nuestras peores enemigas. Hay que dar solución a esto, hasta que vayamos en el mismo sentido, no avanzaremos.

Estas carencias, las que faltan en la educación para que la mujer sea fuerte, son precisamente las que además apartan a la mujer del empoderamiento femenino. Por lo cual, creo firmemente que una mujer con la educación/formación que le dirige al empoderamiento, no necesita autoayuda. Y no quiero decir con esto que no pase por malos momentos en su vida, porque todos somos susceptibles de tener malas rachas, lo que quiero decir es que una mujer a la que se educa con confianza, con autoestima, con valores personales, con conocimiento de su valía… tiene recursos necesarios de autoayuda, ya aprendidos.

Educar para tener y mantener tu autoestima no es lo mismo que dejar que la pierdas para luego intentar recuperarla.

¡Qué bonito sería educar a “lxs consideradxs débiles” para ser fuertes!

  • No te juzgues.
  • Quiérete y háblate.
  • No uses la violencia contigx mismx.
  • Acéptate tal y como eres.
  • No te crees complejos.
  • No te sientas presionado por la sociedad.
  • Ser imperfectx es lo normal.
  • Se tu mejor amigx.

Sí lxs educamos como débiles, serán personas débiles. Si lxs educamos como fuertes, serán personas fuertes.

empoderamiento y autoayuda

La educación lo es todo, y por ello el verdadero empoderamiento femenino tiene que empezar desde abajo. El reto ahora es crear conciencia sobre la importancia del empoderamiento femenino para que las mujeres empiecen a educar bajo esa perspectiva, la del empoderamiento femenino universal y tendremos nuevas generaciones de mujeres empoderadas.

Nota. Hay que educar bajo la perspectiva del empoderamiento femenino a las mujeres y también a los hombres.

Si te ha gustado, comparte! Además nos gustaría saber qué piensas, deja tu comentario!

By Galocha.