Sexología Femenina. La Dopamina

La dopamina ha sido considerada como la molécula del deseo, del placer, la sustancia química femenina por excelencia y ahora veremos por qué.

¿Qué es? La dopamina es una hormona y un neurotransmisor.

¿Qué hace? Entre sus funciones están: la cognición, motivación, comportamiento, actividad motora, el humor, el sueño, el aprendizaje, la creatividad…

¿Y respecto a la sexualidad? La dopamina hace que al pensar en sexo, cuando se conoce el buen sexo, ante las expectativas y la anticipación al mismo, nuestro cuerpo tenga deseo sexual y se creen hormonas necesarias para una completa excitación.

Puntualizar que el buen sexo, para mí, es aquel en el que disfrutamos, aquel con el que llegamos al clímax más absoluto, aquel que te estremece todo el cuerpo y es capaz de guardar en cada poro de tu piel su recuerdo, te hace vivir con una gran sonrisa, grandes dosis de positivismo y que es capaz en los días siguientes al mismo, con sólo recordarlo, de excitarte y sentirlo como si acabará de pasar. Por supuesto que el buen sexo para cada persona tendrá unas formas, escenarios y protagonistas distintxs.

By Galocha

Cuando aún no se conoce el buen sexo, pero se fantasea con tenerlo o se tienen expectativas inminentes de que va a ocurrir, también liberamos dopamina. Si hay varios intentos fallidos por conseguir un buen sexo, no llegamos al orgasmo o ni siquiera al conato de orgasmo. Poco a poco nos vamos desencantando, afligiendo y la liberación de dopamina se irá reduciendo hasta desaparecer cuando pensamos en sexo.

Cuando el sexo en nuestra vida es satisfactorio y lo mantenemos periódicamente, además de mantener estable los niveles de dopamina, que a su vez van a retroalimentar nuestra sexualidad, nos activarán para todas las actividades cotidianas que realicemos. La dopamina nos da fuerzas, energía y seguridad que nos hacen ver el día a día de una forma muy positiva y distinta.

¿Afecta por igual a hombres y mujeres? Las mujeres, en general, son capaces de mantener sus niveles de dopamina más o menos estables después del orgasmo, y por lo tanto podemos volver a empezar, lo que ayuda a ser multiorgásmicas.

¿Sabías que todas las mujeres somos potencialmente multiorgásmicas?

Los hombres, en general, tienen una caída de dopamina después del orgasmo lo que le lleva a necesitar un periodo refractario.

Veamos una tabla con las consecuencias de los Niveles de Dopamina

Exceso Deficiente “Normal”
Adicciones Adicciones Motivación
Ansiedad Depresión Sensaciones de bienestar, satisfacción
Compulsiones Anhedonia – no hay placer, el mundo se mira sin color Placer, recompensa logrando tareas
Fetiches sexuales Falta de ambición y dirección Libido saludable
Adicción sexual Inhabilidad para “amar” Buenos sentimientos hacia otros
Tomar riesgos enfermizos Bajo libido Vínculos o lazos saludables
Juegos de azar Disfunción eréctil Saludable manera de tomar riesgos
Actividades compulsivas Sin remordimiento acerca de comportamiento personal Opciones sanas
Agresión Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad Expectaciones realistas
Psicosis Desorden de ansiedad social Amor Maternal/Paternal
Esquizofrenia Disturbios de sueño, “piernas inquietas” Satisfacción por pequeñas cosas
By Marina robinson 

Formas saludables de liberar dopamina: haciendo ejercicio, aprendiendo y ejercitando la memoria, siendo generosx… y practicando sexo del bueno.

Qué puede influir sobre nuestros niveles de dopamina. El estres y la depresión son principales causante de la bajada de los niveles de dopamina, con todo lo que eso conlleva para nuestra vida sexual. En muchos tratamientos para la depresión se recetan inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, que conllevan la bajada de la libido y la capacidad de experimentar orgasmos, entre otras consecuencias se bloquea el deseo sexual.

Dopamina y drogas. Como hemos visto en la tabla anterior, niveles deficientes por carencia o exceso de dopamina pueden conllevar adicciones. Hay drogas como la cocaína, la marihuana, el opio, la heroína, el tabaco y el alcohol que liberan dopamina y crean adicción al consumidor de dichas sustancias.

Otras de las adicciones que liberan dopamina son los juegos de azar y las compras compulsivas que pueden llegar a ser sustitutivas del sexo.

La Dopamina se produce en nuestro cuerpo de manera natural ¡No te dejes engañar! es falso que se pueda encontrar en medicamentos o brebajes mágicos.

Dopamina y Feminismo. La sexualidad Femenina es capaz de suministrarnos estados mentales de empoderamiento, por los cuales somos libres y nos realizamos en todas las dimensiones de nuestro ser. La dopamina tiene mucha culpa de todo ello, por eso una mujer que tiene unos niveles óptimos es una mujer a la cual no se va manipular, ni controlar, ni someter. Y es una mujer que no actuará contra ella misma.

Son muchas las mujeres que abrazan el feminismo cuando se encuentran  a ellas mismas y se empoderan como mujer. Cuando entienden la sexualidad femenina y cuando comprenden la gran mentira de la sociedad patriarcal para obtener el control de las mentes y los cuerpos femeninos. Machismos, postmachismos, neomachismos…

Ojo, ¡abre los ojos! ¡ponte las gafas violetas!  la sociedad patriarcal y falocéntrica conoce esta relación de mujer sexualmente libre y el empoderamiento femenino y por supuesto se ven amenazados por ello. De ahí que se siga intentando silenciar y controlar el funcionamiento de la sexualidad femenina. Una forma de controlar nuestra dopamina, de deprimirnos y de hacernos sumisas… de esto podemos hablar ampliamente, pero será otro día 🙂

 El conocimiento nos empodera y nos hace libre.

By Galocha

Anuncios

De la Infelicidad a la Felicidad hay un paso: el Empoderamiento.

persigue tus sueños
Imagen de: Sara Fratini

 

Sí aún no sabes muy bien que es, eso de lo que cada vez se habla más, el Empoderamiento, no dejes de leer el post ¿Qué es el Empoderamiento Femenino? aquí.

Si hay algo que personalmente me “trastorna” es no poder ser yo misma. No alcanzo a asimilar la frustración que supondría para mí vivir en una constante siendo lo que otrxs quieren que sea.

Me da pena pensar que hay miles, millones de mujeres que a diario se sienten oprimidas y obligadas a ser, hacer y sentir lo que no son y no quieren ser, lo que les lleva a ser infelices.

La infelicidad es un camino muy corto hacia la depresión. Y la depresión es un estado de ánimo en el cual es muy fácil conseguir la sumisión y la subordinación de la mujer hacia la sociedad patriarcal.

Hablando con muchas mujeres te das cuenta como las historias se repiten una y otra vez, mismos patrones, mismos comportamientos. El yugo de la sociedad patriarcal acechando y sometiendo a toda mujer que pueda. Pero ellas no son conscientes de que su situación tiene una fácil solución, conseguir ser una mujer empoderada. Ser conscientes que el esfuerzo que supone ir contracorriente siempre tiene una recompensa, ser feliz por ser tú, hacerte fuerte ante los imprevistos y por supuesto, aprender a caer sin necesidad de que una sociedad patriarcal te recoja y hunda más.

Que ocurre cuando una mujer se deja llevar y de pronto se da cuenta que… eso no es lo que ella quería. Son:

Infelices madres, que nunca quisieron tener hijxs. Traumatizan su vida y la de un menor.

Infelices amas de casa que nunca les gusto las tareas del hogar. Cocinar, limpiar, coser…

Infelices mujeres que se convierten en siervas de sus maridos. Ni siquiera pensaron en casarse.

Infelices hijas que no quieren servir a sus padres/hermanos. Siguiendo la estricta estructura patriarcal de la cual la madre es parte conforme y activa.

Infelices amantes que se conforman con ser un segundo plato.

Infelices monjas que no pueden disfrutar de sus orgasmos.

En definitiva, Infelices, mujeres que no son felices porque no son ellas mismas.

Seguro que conoces a mujeres que encajan en estos perfiles cuyo comportamiento se puede “justificar” y cuyas consecuencias se podrían evitar a través del Empoderamiento Femenino.

En estos momentos en los que la sociedad, al menos en España, esta sufriendo un retroceso real de sus derechos y libertades, las mujeres ya están sufriendo de nuevo el azote de una estructura patriarcal, que nos cosifica, controla e intenta decidir por nosotras. Somos las primeras en ser excluidas del acceso al trabajo remunerado y se nos intenta meter en casa nuevamente, a tener hijxs, a ser la perfecta ama de casa y a depender económicamente de un hombre. Y por supuesto, no vamos a tener ni siquiera derecho a protestar por ello, ya se han encargado de crear la ley mordaza, para esto y para otras miles de injusticias sociales.

Mujeres del Universo, ha llegado la hora de empoderarse, cueste lo que cueste.

By Galocha

El mito de la media naranja: el banquete de Platón

La liberación de la mujer parece un hecho evidente, sin embargo, siguen existiendo preceptos culturales que hacen que dicha liberación no sea más que un espejismo. Tenemos un claro ejemplo en la cultura del amor romántico, en la búsqueda de la media naranja que nos complete. Creencias que nos hacen sentir como personas incompletas, nos crean un miedo y rechazo a la soledad, la necesidad de tener una pareja y nos arrastraran a la dependencia y la sumisión.

La búsqueda de la media naranja, en muchos casos, se acaba convirtiendo en el encuentro de un limón. 

Alguna vez te has preguntado de dónde viene el concepto de la búsqueda de la media naranja.

Corría el año 380 a.c cuando Platón escribió “El Banquete”

En el Banquete se propone encomiar a Eros. Cada uno de los asistentes al banquete, muy hombre y muy sabios todos, en la sobremesa encomia al conocido Dios del Amor. Es Aristófanes quien ofrece la teoría de los seres redondos que da origen a la búsqueda de la media naranja. Además no se queda ahí, también hace alusión a la orientación sexual y a otros tipos de sexualidades, exaltando la homosexualidad masculina y despreciando la androginia.

¿Por qué no es bueno perpetuar la búsqueda de la media naranja? Inculcar los valores de qué somos personas incompletas no es bueno ni sano para las personas en general y para las mujeres en particular. La estructura patriarcal que vivimos y perpetuamos, unos más que otras, pretende hacer de la mujer , y en muchos casos lo consigue, un ser débil y dependiente. La creencia de que hay que buscar la media naranja que nos complete nos hace sentir personas: inferiores, incompletas, inseguras, ansiosas, angustiadas y deprimidas en muchos casos.

Esta búsqueda desorbitada de un amor romántico”hacia la mitad de nuestro ser que nos robaron los Dioses” se convierte en un servilismo extremo o sumisión al encuentro de lo que se cree la media naranja. Estas conductas además de no ser sanas, porque te abandonas a ti misma para ser la sierva de otra persona, pueden acabar en episodios de violencia de género.

Es un hecho que hay que romper los mitos románticos para luchar contra la violencia de género.

La verdadera felicidad comienza por sentirse una persona plena y completa. Es muy importante ser una misma. La educación que recibimos a día de hoy es generalmente sexista y falocéntrica, por lo que muchas personas a lo largo de su vida tienen que dedicar un tiempo a encontrarse y redefinir los valores que le definen apartando los que le han estado inculcando, entre ellos los referentes al amor y el sexo.

Tenemos que crear una cultura de respeto y conocimiento en la que sexo, género y orientación sexual entre otros conceptos son aceptados y respetados sin más, sin ningún tipo de condicionamiento y discriminación por ello.

Muchas mujeres necesitan empoderarse para ser ellas mismas y empezar a vivir.

El Empoderamiento Femenino es el reconocimiento, aceptación y desarrollo del poder interno que cada mujer tiene. Sus propias capacidades, las que le definen y hacen única.

Como consecuencia de este autoconocimiento y desarrollo se produce una confianza y fortaleza  que hará que cada mujer, sea capaz de conseguir su emancipación personal a todos los niveles: espiritual, social, político y económico.

Cada mujer configurará su vida y su feminidad atendiendo a sus necesidades propias y no a los roles y estereotipos marcados y preestablecidos por la sociedad patriarcal dominante, siendo así, una mujer empoderada aquella capaz de romper los roles de género para ser fiel a sí misma.

Miriam Gómez Galocha

Empoderamiento Femenino

Cuando una persona se valora y se empodera, aprender a disfrutar y respetar a las personas tal y como son. No hay que modelar a nadie a nuestro gusto,al igual que nadie debe pretender modelarnos. Lo más importante es aceptar a cada uno como es y tenerlo más cerca o más lejos según lo que te aporte. Es importante rodearnos de personas que nos sumen, que nos hagan mejores personas. Hay que evitar a la gente tóxica, la que nos restan y nos hacen sentir mal o ser peores personas.

Si ahondas e interiorizas estos conceptos y realmente dejas de esperar o exigir cosas a otras personas, aunque sean tus familiares o pareja y exiges que tampoco te lo hagan a ti, tu bienestar aumenta y tu karma crece. Uno de los mayores problemas que tienen las parejas hoy en día, problemas que se comparten también en cualquier otro tipo de relaciones humanas son: “el esperar…” Lo que tu piensas que el otro tiene que hacer no es real, es tu visión sesgada y subjetiva de una situación concreta, y también al contrario lo que el otro quiere de ti. Si aprendes a depender de ti misma y dejas de esperar que otra persona haga lo que tu crees que tiene que hacer, o dejas de hacer lo que otras personas esperan que tu hagas aunque esto no sea lo que tu quieres, eres más respetuoso con ellos y contigo, y llegas a ser más feliz. Creo que esto es la definición de que una persona que esta a tu lado te suma.

Como conclusión, cada una de nosotras debemos conocernos, aceptarnos y crecer como personas rodeándonos de otras personas que nos hagan ser mejores y uniéndonos a aquellas que más nos aporten. Hay que desechar la idea de que existe por ahí una persona que es la mitad nuestra, evitaremos también así el sentimiento de posesión del otro.

Tu media naranja eres tú, tu yo perdido, el que la sociedad te ha quitado para empequeñecerte y dominarte. Encuéntrala en ti misma y como persona completa sal a disfrutar del mundo que te rodea sin juzgar ni exigir. Sin aguantar a nadie que no te sume y te haga mejor. Siéntete libre, completa e intenta ser feliz.

Para saber más 🙂 Os dejo aquí el fragmento de El Banquete de Platón:

El banquete, Platón

“En primer lugar, tres eran los sexos de las personas, no dos, como ahora, masculino y femenino; sino que había, además, un tercero que participaba de estos dos, cuyo nombre sobrevive todavía, aunque él mismo ha desaparecido. El andrógino, en efecto, era entonces una cosa sola en cuanto a forma y nombre, que participaba de uno y de otro, de lo masculino y de lo femenino, pero que ahora no es sino un nombre que yace en la ignominia.

En segundo lugar, la forma de cada persona era redonda en totalidad, con la espalda y los costados en forma de círculo. Tenía cuatro manos, mismo número de pies que de manos y dos rostros perfectamente iguales sobre un cuello circular. Y sobre estos dos rostros, situados en direcciones opuestas, una sola cabeza, y además cuatro orejas, dos órganos sexuales, y todo lo demás como uno puede imaginarse a tenor de lo dicho.

Caminaba también recto como ahora, en cualquiera de las dos direcciones que quisiera; pero cada vez que se lanzaba a correr velozmente, al igual que ahora los acróbatas dan volteretas circulares haciendo girar las piernas hasta la posición vertical, se movía en círculo rápidamente apoyándose en sus miembros que entonces eran ocho.

Eran tres los sexos y de estas características, porque lo masculino era originariamente descendiente del sol, lo femenino, de la tierra y lo que participaba de ambos, de la luna, pues también la luna participa de uno y de otro. Precisamente eran circulares ellos mismos y su marcha, por ser similares a sus progenitores.

Eran también extraordinarios en fuerza y vigor y tenían un inmenso orgullo, hasta el punto de que conspiraron contra los dioses. Y lo que dice Homero de Esfialtes y de Oto se dice también de ellos: que intentaron subir hasta el cielo para atacar a los dioses. Entonces, Zeus y los demás Dioses deliberaban sobre qué debían hacer con ellos y no encontraban solución. Porque, ni podían matarlos y exterminar su linaje, fulminándolos con el rayo como a los gigantes, pues entonces se les habrían esfumado también los honores y sacrificios que recibían de parte de los hombres, ni podían permitirles tampoco seguir siendo insolentes.

Tras pensarlo detenidamente dijo, al fin, Zeus: Me parece que tengo el medio de cómo podrían seguir existiendo los hombres y, a la vez, cesar de su desenfreno haciéndolos más débiles.

Ahora mismo, dijo, los cortaré en dos mitades a cada uno y de esta forma serán a la vez más débiles y más útiles para nosotros por ser más numerosos. Andarán rectos sobre dos piernas y si nos parece que todavía perduran en su insolencia y no quieren permanecer tranquilos, de nuevo, dijo, los cortaré en dos mitades, de modo que caminarán dando saltos sobre una sola pierna. Dicho esto, cortaba a cada individuo en dos mitades, como los que cortan las serbas y las ponen en conserva o como los que cortan los huevos con crines.

Y al que iba cortando ordenaba a Apolo que volviera su rostro y la mitad de su cuello en dirección del corte, para que el hombre, al ver su propia división, se hiciera más moderado, ordenándole también curar lo demás.

Entonces, Apolo volvía el rostro y, juntando la piel de todas partes en lo que ahora se llama vientre, como bolsas cerradas con cordel, la ataba haciendo un agujero en medio del vientre, lo que llamamos precisamente ombligo.

Alisó las otras arrugas en su mayoría y modeló también el pecho con un instrumento parecido al de los zapateros cuando alisan sobre la horma los pliegues de los cueros. Pero dejó unas pocas en torno al vientre mismo y al ombligo, para que fueran un recuerdo del antiguo estado.

Así, pues, una vez que fue seccionada en dos la forma original, añorando cada uno su propia mitad se juntaba con ella y rodeándose con las manos y entrelazándose unos con otros, deseosos de unirse en una sola naturaleza, morían de hambre y de absoluta inacción, por no querer hacer nada separados unos de otros.

Y cada vez que moría una de las mitades y quedaba la otra, la que quedaba buscaba otra y se enlazaba con ella, ya se tropezara con la mitad de una mujer entera, lo que ahora llamamos precisamente mujer, ya con la de un hombre, y así seguían muriendo.

Compadeciéndose entonces Zeus, inventa otro recurso y traslada sus órganos genitales hacia la parte delantera, pues hasta entonces también éstos los tenían por fuera y engendraban y parían no los unos en los otros, sino en la tierra, como las cigarras. De esta forma, pues, cambio hacia la parte frontal sus órganos genitales y consiguió que mediante éstos tuviera lugar la generación en ellos mismos, a través de lo masculino en lo femenino, para que si en el abrazo se encontraba hombre con mujer, engendraran y siguiera existiendo la especie humana, pero, si se encontraba varón con varón, hubiera, al menos, satisfacción de su contacto, descansaran, volvieran a sus trabajos y se preocuparan de las demás cosas de la vida.

Desde hace tanto tiempo, pues, es el amor de los unos a los otros innato en los hombres y restaurador de la antigua naturaleza, que intenta hacer uno solo de dos y sanar la naturaleza humana. Por tanto, cada uno de nosotros es un símbolo de hombre, al haber quedado seccionado en dos de uno solo, como los lenguados.

Por esta razón, precisamente, cada uno está buscando siempre su propio símbolo. En consecuencia, cuantos hombres son sección de aquél ser de sexo común que entonces se llamaba andrógino son aficionados a las mujeres, y pertenece también a este género la mayoría de los adúlteros; y proceden también de él cuantas mujeres, a su vez, son aficionadas a los hombres y adúlteras.

Pero cuántas mujeres son sección de mujer, no prestan mucha atención a los hombres, sino que están inclinadas a las mujeres, y de este género proceden también las lesbianas.

Cuántos, por el contrario, son sección de varón, persiguen a los varones y mientras son jóvenes, al ser rodajas de varón, aman a los hombres y se alegran de acostarse y abrazarse; éstos son los mejores de entre los jóvenes y adolescentes, ya que son los más viriles por naturaleza.

Algunos dicen que son unos desvergonzados, pero se equivocan. Pues no hacen esto por desvergüenza, sino por audacia, hombría y masculinidad, abrazando a lo que es similar a ellos. Y una gran prueba de esto es que, llegados al término de su formación, los de tal naturaleza son los únicos que resultan valientes en los asuntos políticos. Y cuando ya son unos hombres, aman a los mancebos y no prestan atención por inclinación natural a los casamientos ni a la procreación de hijos, sino que son obligados por la ley, pues les basta vivir solteros todo el tiempo en mutua compañía.

Por consiguiente, le el que es de tal clase resulta, ciertamente, un amante de mancebos y un amigo del amante, ya que siempre se apega a lo que le está emparentado.

Pero cuando se encuentran con aquella autentica mitad de sí mismos tanto el pederasta como cualquier otro, quedan entonces maravillosamente impresionados por afecto, afinidad y amor, sin querer, por así decirlo, separarse unos de otros ni siquiera por un momento.

Éstos son los que permanecen unidos en mutua compañía a lo largo de toda su vida, y ni siquiera podrían decir qué desean conseguir realmente unos de otros. Pues a ninguno se le ocurriría pensar que ello fuera el contacto de las relaciones sexuales y que, precisamente por esto, el uno se alegra de estar en compañía del otro con tan gran empeño.

Antes bien, es evidente que el alma de cada uno desea otra cosa que no puede expresar, si bien adivina lo que quiere y lo insinúa enigmáticamente.

Y si mientras están acostados juntos se presentara Hefesto con sus instrumentos y les preguntara: ¿Qué es, realmente, lo que quieren, hombres, conseguir uno del otro?, y si al verlos perplejos volviera a preguntarles: ¿Acaso lo que desean es estar juntos lo más posible el uno del otro, de modo que ni de noche ni de día se separen el uno del otro? Si realmente quieren esto, quiero fundirlos y soldarlos en uno solo, de suerte que siendo dos lleguen a ser uno, y mientras vivan, como si fueran uno sólo, vivan los dos en común y, cuando mueran, también allí en el Hades sean uno en lugar de dos, muertos ambos a la vez.

Miren, pues, si desean esto y estarán contentos si lo consiguen. Al oír estas palabras, sabemos que ninguno se negaría ni daría a entender que desea otra cosa, sino que simplemente creería haber escuchado lo que, en realidad, anhelaba desde hacía tiempo: llegar a ser uno solo de dos, juntándose y fundiéndose con el amado

Pues la razón de esto es que nuestra antigua naturaleza era como se ha descrito y nosotros estábamos íntegros.

Amor es, en consecuencia, el nombre para el deseo y la persecución de esa integridad. Antes, como digo, éramos uno, pero ahora por nuestra iniquidad, hemos sido separados por la divinidad, como los arcadios por los lacedemonios. Existe, pues, el temor de que, si no somos mesurados respecto a los dioses, podamos ser partidos de nuevo en dos y andemos por ahí como los que están esculpidos en relieve en las estelas, serrados en dos por la nariz, convertidos en téseras.

El Banquete, Platón.

By Galocha

I Congreso Internacional de Mentes Femeninas. #VoyaMentesFemeninas

Hola a todxs!

Hoy os escribo porque el próximo 3,4 y 5 de Octubre se celebra el I Congreso Internacional de Mentes Femeninas, al cual me gustaría asistir. Me podéis ayudar a hacerlo. Sólo tenéis que hacer Retuit (RT) al tuit que aparece en la foto, si pincháis en la foto ya estaréis dentro!

TuitMentesFemeninas

Para alguien como yo, una feminista emergente en pleno estudio del Feminismo, que promueve el Empoderamiento Femenino, y que no se cansa nunca de aprender, el poder acudir a este congreso sería un gran regalo y una gran oportunidad.

Si consigo esa entrada al congreso prometo aprovechar cada segundo, aprender, aprender, aprender y al mismo tiempo transmitir y retransmitir todo lo que allí ocurra. Haré cronicas in situ, manteniendo el TL (time line) actualizado.Y además tendréis resúmenes diario de todo lo que allí ocurra.

Si me quieres ayudar, sólo tienes que retuitear antes de que acabe el día 31 de Agosto, Gracias!!!

By Galocha

¿Qué es el Empoderamiento Femenino?

Aunque son varios los post que he dedicado ya al Empoderamiento Femenino, creo que sigue siendo necesario aportar definiciones del concepto de Empoderamiento Femenino.

Así tenemos que el Empoderamiento Femenino es:

Proceso por medio del cual las mujeres incrementan su capacidad de configurar sus propias vidas y su entorno, una evolución en la concientización de las mujeres sobre sí mismas, en su estatus y en su eficacia en las interacciones sociales”

Margaret Schuler.

Una mujer empoderada es aquella que ha realizado el proceso de conocerse, de romper sus barreras internas y de reconexión con su verdadera esencia. Dando lugar este proceso a una mujer que se conoce, que vive desde su autenticidad, sin copiar los modelos de poder establecidos y que vive su feminidad sin estereotiparla. En definitiva, una Mujer Empoderada es aquella que accede a su poder basándose en su verdadera esencia

Elvira Sanchez Muliterno

El empoderamiento es el conjunto de procesos vitales definidos por la adquisición o invención e interiorización de poderes que permiten a cada mujer o colectivo de mujeres, enfrentar formas de opresión vigentes en sus vidas (exclusión, discriminación, explotación, abuso, acoso, interiorización, infidelidad o traición, incapacidad para… depresión, auto devaluación, angustia por falta de oportunidades, medios, recursos o bienes, dificultades de salud extremas, etc.).

Decimos que una mujer o grupo de mujeres está empoderada, cuando esos poderes ya no le son externos, se le vuelve cuerpo y subjetividad, manera de ser y de vivir. Cuando cada mujer y cada grupo de mujeres defiende por sobre todas las cosas su cuerpo, sus recursos, sus capacidades, sus bienes, sus oportunidades, su mundo inmediato y mediato.

El empoderamiento de las mujeres no tiene nada que ver con una “revanchista” contra los hombres. Se requiere una transformación en el acceso de las mujeres tanto a la propiedad como al poder, lo cual transforma las relaciones de género y es una precondición para lograr la equidad entre hombres y mujeres.

Marcela Lagarde.

En wikipedia encontramos una definición neutra, para hombres y mujeres, sobre el termino empoderamiento.

El empoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de los individuos y las comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven. Generalmente implica el desarrollo en el beneficiario de una confianza en sus propias capacidades.

Wikipedia.

Son muchos lxs autorxs que hablan de un empoderamiento femenino individual y de uno colectivo.

El empoderamiento individual debe poner mayor fuerza en los procesos cognitivos, en el dominio y el control individual. es lo que siempre hemos llamado, “hacer las cosas por sí mismx”, ser autónomas, pero quizás les faltan conocimientos de las relaciones entre las estructuras de poder y se desconectan del amplio contexto sociopolítico, histórico o cooperativo: preocuparse por los demás… deben integrarse en un sentido más amplio.

El empoderamiento colectivo para poder conseguir cambiar las estructuras, que no es otra cosa que cambiar un poder dominante inadecuado.

Escuela de formación Feminista.

Y por último os pondré mi propia definición.

El Empoderamiento Femenino es el reconocimiento, aceptación y desarrollo del poder interno que cada mujer tiene. Sus propias capacidades, las que le definen y hacen única.

Como consecuencia de este autoconocimiento y desarrollo se produce una confianza y fortaleza  que hará que cada mujer, sea capaz de conseguir su emancipación personal a todos los niveles: espiritual, social, político y económico.

Cada mujer configurará su vida y su feminidad atendiendo a sus necesidades propias y no a los roles y estereotipos marcados y preestablecidos por la sociedad patriarcal dominante, siendo así, una mujer empoderada aquella capaz de romper los roles de género para ser fiel a sí misma.

Para que se produzca un empoderamiento colectivo es necesaria la siembra de empoderamiento individual y esa es mi verdadera intención. Empodera individualmente a muchas mujeres para que el empoderamiento colectivo fluya.

Miriam Gómez Galocha

Y hasta aquí el post de hoy, espero que con todas estas definiciones quede claro, al menos a grandes rasgos, el concepto de Empoderamiento Femenino.

By Galocha

El Empoderamiento Espiritual de la Mujer. Escrito por una nativa Americana.

Aunque hay partes que no comparto, me ha parecido un texto muy bonito para reflexionar.

Extraído del libro “An Old Woman Speaks” –Traducido del inglés por Tahíta

Estamos ante una nueva Era. La antigua cultura maya habla de este cambio, el final de su antiguo calendario en 2012, y el comienzo de una nueva era. Ellos, junto con muchas otras culturas indígenas, también hablan de que esta vez, lo que viene será de un carácter más femenino, con sede en el corazón.

Pero las mujeres en nuestro mundo moderno tienen un problema. Han comenzado a ser financieramente independientes y capacitadas profesionalmente. Sin embargo, la necesidad más importante, que es su empoderamiento espiritual, a menudo se ha descuidado o ignorado.

Nuestro mundo está ya en transición y será un momento difícil hasta que florezca una nueva era de paz y entendimiento. Si nuestro mundo ha de sobrevivir, las mujeres espiritualmente deben ocupar su lugar para ayudar. Es hora de que den un paso hacia adelante. La hora de permanecer escondidas ha terminado.

La mayoría de las personas “conscientes” saben que es necesario sanar a nuestra Abuela Tierra si queremos sobrevivir. Sin embargo, es igualmente imperativo también curar a los demás a través del amor, la compasión, el respeto y, sobre todo, la oración. Las Oraciones del corazón son una de las influencias más poderosas en el universo. Por otra parte, las mujeres también tienen que ayudar a los hombres a desarrollar sus propios aspectos femeninos de delicadeza y sensibilidad, compasión y bondad. Tienen que ayudar a los hombres a aprender a trabajar desde el corazón.

Si no hacemos esto, no podemos ayudar a nuestro planeta y la humanidad en riesgo de extinción.

Las mujeres son realmente poderosas, poseen dones únicos. Es por eso que han sido consideradas una amenaza por tantas culturas modernas dominadas por los hombres y la jerarquía religiosa. Las mujeres están especialmente sintonizadas para caminar, tanto en el mundo espiritual como en el mundo material. Son grandes promotoras y creadoras de energía y el cambio. Su gran capacidad de integración las ha hecho especialmente empáticas y dotadas para ver y comprender el pasado. En última instancia, sus roles como cuidadoras y alimentadoras han abierto sus corazones y la conciencia en muchos niveles del universo. Sus dones espirituales pueden ser profundos.

Por desgracia, las mujeres han comenzado a perder esa comprensión de sus dones, ya que han luchado por sobrevivir en las sociedades insensibles de hoy. Muchas viven como víctimas de la violencia, víctimas de delitos contra el honor. Con demasiada frecuencia, sus corazones se sienten dolidos, inundados de miedo. Se han olvidado de quiénes son. Se han olvidado de sus instrucciones originales como seres humanos y como mujeres.

Sin embargo, la mayoría de las culturas indígenas reconocen las cualidades únicas y poderosas de la mujer. En muchas culturas fueron veneradas y respetadas. En algunos casos, toda la estructura de la sociedad era matriarcal. En otros, los dones espirituales especiales de las mujeres fueron reconocidos y considerados imprescindibles para conectar con la Divinidad. En todo el mundo indígena, las mujeres a menudo cumplen roles como dirigentes, asesoras o guardianas de sabiduría. Muchas veces, ellas son curanderas de la comunidad y videntes, aunque eso, en algunas culturas, se reserva para las mujeres en edad post-menopáusica.

También se reconoce que la mujer en su luna, su período de menstruación, es más poderosa, aunque se considera un momento en el que ella está perdiendo literalmente su sangre por la humanidad, purgando y purificándose a sí misma para hacer espacio para las energías creadoras y la vida por llegar.

Debido al carácter sagrado de esto, algunas culturas indígenas sacan a sus mujeres fuera de la aldea durante su tiempo de luna. Esto no es una prohibición o discriminación, como se supone popularmente hoy. Es un período de protección y descanso de las duras tareas de sus vidas, unos días de descanso al mes. Es un tiempo en que se reúne con otras mujeres y le sirven comida que no tiene ella que cocinar. Es también un tiempo para la reflexión o el intercambio y la vinculación con otras mujeres. En resumen, un momento de respeto, honor y descanso.

Durante este tiempo, también no participan ni se acercan a cualquier ceremonia que se realiza. Hay una buena razón para ello. La razón principal, muy lógica, es que nunca es una buena idea iniciar una ceremonia mientras que otra está en proceso, y ese período suyo es considerado una ceremonia

Una segunda razón se refiere a las poderosas energías, sin control a veces que suelen aparecer en la mujer cuando está en tiempo de su luna. Pocas mujeres saben cómo controlarla y esa energía es capaz de cualquier explosión, con o sin intención.

Las antiguas culturas sabían y entendían estas cosas. Por desgracia, la verdad a menudo se ha perdido en el camino de los nuevos tiempos o malinterpretado y llevada a la falsedad. Las mujeres casi han olvidado su lugar en el Universo.

Así que es hora de que las mujeres empiecen a buscar a su poder, a respetar sus cuerpos y sus ciclos .Es de vital importancia que las mujeres opten por sanarse y recuperar la comprensión de sus propios dones únicos, para volver a reclamar su propio poder. Luego le corresponderá a cada mujer, según su creencia y su Divinidad, la forma de manejar todo éste poder.

Se dice que somos la séptima generación sagrada. Para nuestros hijos y nietos, para las próximas 7 generaciones, para nosotros, es el momento de que las mujeres aprovechen su poder y se pongan a trabajar para ayudar a salvar nuestro mundo. Las mujeres no solo pueden hacerlo, sino que son particularmente adecuados para ello. Pero es una elección.

Por Stephanie M. Schwartz, escritora independiente, miembro de la Asociación de Periodistas Nativos Americanos

Reflexiones preliminares de Empoderamiento Femenino.

Para saber dónde queremos ir, tenemos que saber de dónde venimos.
Las mujeres venimos de una sociedad machista que nos ha mantenido reprimidas en casa, siendo criadas y señoras de, una sociedad donde las mismas mujeres eran las que difundían y perpetuaban ese machismo, por la educación ofrecida en desigualdad a niños y niñas, una sociedad patriarcal en la que éramos poco menos que ciudadanos de segunda clase. Y es importante no olvidar que aún en muchos países esto sigue ocurriendo.

Quiero aprovechar para deciros que cada día me parece más interesante estudiar la Historia de Mujeres y desde aquí os animo a hacerlo, yo por mi parte pondré mi granito de arena para compartir info que encuentre interesante.

Además de tener un pasado, tenemos que entenderlo, para mejorar nuestro presente y hacer un buen plan de futuro. Por eso os lanzo una pregunta ¿Se puede justificar a nuestras abuelas o bisabuelas que tuvieron o tienen una actitud machista y cuyo principal reflejo se ve en la diferencia entre la educación recibida por sus hijxs?

Testimonio real: “Me arrodillaba para abrocharle los zapatos a mi hermano, para que no se le arrugara el traje, cuando se iba a estudiar a la Universidad. Mientras yo me quedaba en casa ayudando a mi madre en las tareas del hogar”. La mujer que dice esta frase es mi madre,a la cual hemos tenido que reeducar, mi hermana y yo, para que perdiera ese punto machista con el que ella había sido criada y que durante años formo parte de mi educación. Ese punto machista que a veces le sigue saliendo de forma “natural” y por el cual le hacemos reflexionar.

A pesar de que hay grandes mujeres en la historia que empezaron a mover los hilos para que las mujeres tuviéramos voz y voto, en muchos casos literalmente (Clara Campoamor)*, puedo entender, aunque no justificar, que haya mujeres que, al vivir en situaciones más desfavorables, en dictadura, en probreza extrema con muchos hijxs y poco tiempo  o simplemente quisieran que sus vidas fueran más fáciles, dejándose llevar y sacrificando ser persona por vivir en armonía según las reglas dictadas. Seamos conscientes de que el miedo, la falta de información, la invisibilidad de la mujer y los siglos de opresión y negatividad que cargaban sobre ellas no eran fáciles de superar, nadar contracorriente cansa demasiado a pesar de que alguna pudiera tener alma de inconformista.

Clara Campoamor
Clara Campoamor

¿Cual fue la clave entonces para que esas heroínas, esas mujeres de alma inconformista lograran mantenerse firmes y luchar? Sin duda alguna, LA EDUCACIÓN que les habían permitido tener y que les abrían las puertas a un pensamiento crítico. Existen muchos casos de mujeres de alma inconformista que no tuvieron fuerzas suficientes para luchar pero que educaron a sus hijas para que fueran fuertes y ellas si que lo hicieran.

A día de hoy lo más importante es mover la conciencia machista en las mujeres, ya que de ellas sigue dependiendo en gran parte la educación de niños y niñas y por tanto en ella está el hacer hombres y mujeres educados en libertad e igualdad, sin machismos y con unos valores humanos en el que todxs somos iguales y tenemos los mismos derechos y deberes. Yo apuesto por una educación en igualdad real, y esa educación pasa por dar valor a la mujer y por tener una correcta educación sexual, ya que para el desarrollo de la mujer es muy importante conocer su cuerpo, para poder controlar su futuro.

Últimamente suena, cada vez con más fuerza, el empoderamiento femenino ¿sabes en qué consiste?

Empoderamiento Femenino

Def. Empoderamiento: se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de los individuos y las comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven. Generalmente implica el desarrollo en el beneficiario de una confianza en sus propias capacidades. (wikipedia)

No te pierdas los próximos post en los que nos adentraremos a fondo en el Empoderamiento Femenino.

Si quieres ver la película de Clara Campoamor, la mujer que consiguio el voto de las mujeres españolas, merece mucho la pena pincha aquí.

By Galocha.