La complejidad de la sexualidad femenina

La complejidad de la sexualidad femenina no es más que una invención del hombre al que le falta conocimiento e interés y el cual tiene una visión muy limitada del sexo femenino.

¿Qué dirías que estas viendo en esta imagen? Por favor, tómate cinco segundos antes de leer la respuesta.

Científico estudiando la complejidad de la sexualidad femenina
Fuente: http://neweconomics.net.nz/index.php/tag/governance-reform/

¿Ya?

¿Lo viste claro?

¿No?

Tómate otros cinco segundos, porque es bastante evidente y te dará vergüenza tener que reconocer que lo has tenido que leer.

¿Ya?

Lo sabía! Sabía que lo ibas a acertar! Quien no vería que este señor es uno de los científicos etéreos que se preocupan desde hace años en desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.

Por favor léase con ironía y buen humor. Enseguida entenderéis porque digo esto.

Lo que pretendo con el post de hoy es que aprendamos a hacer otras lecturas de lo que hasta ahora se sigue viendo como normal, pero que no lo es. Para empezar porque lo normal no existe. Hay que denunciar y desmontar los artículos de poca calidad que perpetúan modelos de sexualidad femenina pobre y represiva.

Esta es la frase concreta que me inspiro para escribir este post:

“Mientras que la mayoría de los varones alcanza el orgasmo con suma facilidad a través de la penetración, la sexualidad femenina es mucho más compleja y suele requerir otro tipo de prácticas al margen del coito. Por esta razón, desde hace años, científicos de diversas áreas se han afanado por desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.”

No pongo el enlace porque el artículo no merece nada la pena y sé que vuestro tiempo es muy valioso.

¿Qué veo yo detrás de esas palabras?

Frase 1: Mientras que la mayoría de los varones alcanza el orgasmo con suma facilidad a través de la penetración, la sexualidad femenina es mucho más compleja y suele requerir otro tipo de prácticas al margen del coito.

Esta frase a una mayoría le parecerá correcta de primeras. Pero, ¡Que no os engañen! Lleva detrás la arcaica referencia de la sexualidad masculina como unidad de medida con la que se puede comparar todo. Por un lado esta lo masculino y fácil por otro lo femenino y complejo. O también se puede traducir como: por un lado está lo que nos hemos molestado en conocer, que para eso somos nosotros los que investigamos, lo masculino. Y por otro lado está de lo que no tenemos ni idea, lo femenino. Pero no podemos decir que no tenemos ni idea, así que, diremos que es complejo.

Seguro que si hablamos con Sheldon Cooper, el protagonista de la serie de TV The Big Bang Theory, la teoría de cuerdas no es compleja. Todo es cuestión de interés y conocimientos. La complejidad suele ir acompañada de ignorancia.

Escribir de sexo requiere un mínimo de conocimiento acerca de lo que se escribe. Decir que la sexualidad femenina es compleja porque para el orgasmo necesita otras prácticas al margen del coito es seguir pensando que el sexo es sólo coito. Coitocentrismo que se llama. Si tu visión de la sexualidad es amplia y diversa no pones como referente de placer el coito y menos aún si hablas de sexualidad femenina.

Si nosotras no tenemos orgasmos, no es porque seamos complejas es por falta de conocimiento. Y no, no creo que el hombre tenga que ser responsable del placer de la mujer. Si no tenemos orgasmos es porque no sabemos cómo, porque no nos conocemos o porque nuestras parejas no nos conocen. O una buena mezcla de todo.

Una de las consultas más frecuentes de las mujeres es cómo conseguir orgasmos. Y el procedimiento es siempre el mismo. Conócete, mastúrbate y empieza a conseguir orgasmos por ti misma. Luego traslada esos conocimientos a tu pareja.

Me gustaría puntualizar que en este post contemplo sobre todo parejas heterosexuales con el binomio hombre-mujer porque es dónde suele haber más desconocimiento. Y aunque generalizar es mentir, en las parejas lésbicas existe un mayor conocimiento e interés sobre la sexualidad de la compañera. 

Muchas mujeres cargamos con la “culpa” de no conseguir orgasmos, nos acostumbramos, nos parece normal e incluso aprendemos a fingirlos. Y este tipo de frases, como las que analizo ahora, son las que fomentan y justifican estos comportamientos. Porque somos tan complejas que… qué le vamos a hacer. Y repito que yo creo que cada cual es responsable de su placer pero, necesitamos repartir herramientas de conocimiento para que, las mujeres, las que nos podamos sentir identificadas con nuestro abandono personal por el placer, podamos descubrir un nuevo mundo de gozo y orgasmos, una sexualidad más allá de la medida masculina. Y creedme cuando os digo que todos y todas saldríamos ganando. 

Tenemos una sexualidad muy rica y diversa que hasta hoy no se está empezando a conocer, respetar y fomentar. No se trata de hacer cambios revulsivos, ni de poner nuestro mundo patas arriba. Se trata de ir mejorando nuestra sexualidad mediante el autoconocimiento y el respeto a uno mismo y a los demás.

¿Queréis un ejemplo práctico?

A continuación os pongo una imagen básica del clítoris que todas las mujeres deberíamos saber dibujar. Pero, la realidad es que es una imagen desconocida por un porcentaje altísimo, no me atrevería a dar cifras y me da pena solo pensarlo. El clítoris, que es la principal fuente de placer de la sexualidad femenina, es el gran olvidado. ¿Alguien cree que si los hombres tuvieran clítoris éste no sería mundialmente conocido?

Imagen de Clítoris
Fuente: @Citlapi

Seguimos analizando el texto.

Frase 2. Por esta razón, desde hace años, científicos de diversas áreas se han afanado por desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.

Con esto nos quieren decir, tranquilas chicas que aunque sois muy complejas, estamos en ello. Vosotras seguir intentándolo que nosotros os estudiamos, eso si, sin preguntaros. Una vez más nos calman, porque claro, a ver si vamos a querer ponernos nosotras mismas a conocer nuestros cuerpos, a investigar. A ver si vamos ahora a querer ser científicas o a trabajar en la sexología femenina. A ver si vamos a recuperar saberes de ginecología natural mucho más respetuosa con nuestros cuerpos y las farmacéuticas lo van a lamentar.

Y perdonadme por repetirlo, pero de verdad alguien piensa que si por ejemplo, la figura del clítoris fuera masculina no sería mucho más importante y habría sido objeto de miles, millones de estudios desde el principio de los tiempos. Lo que me recuerda un texto muy bueno de Gloria Steinem ¿Qué pasaría si los hombres menstruaran?

En los mensajes que recibimos las mujeres a diario se nos recuerda lo complicadas que somos. Se nos desalienta porque es mejor crear un sentimiento de derrota, de hastío y que así puedan controlarnos a través del fracaso y el miedo.

El conocimiento es poder y conocernos nos hace libres. Y por desgracia no a todos interesa que la mujer sea realmente libre. Les interesa que creamos que lo somos, que creamos que podemos elegir, pero la realidad es muy distinta como nos dice Ana de Miguel en su libro “Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección.” El cual os recomiendo.

Si le preguntamos a una mujer que conoce su cuerpo, cuanto tardaría en conseguir un orgasmo si lo quiere hacer de una manera rápida, posiblemente te diría entre 3 y 5 minutos. Un hombre que conoce bien a su pareja, es también capaz de conseguir que ésta tenga un orgasmo de manera rápida y eficaz, si eso es lo que desean. Si no sabemos cómo conseguir un orgasmo o como hacer que nuestra pareja lo tenga es porque necesitamos conocimientos básicos de sexualidad y más comunicación. Y no pasa nada, no es malo tener que aprender, lo malo es creer que lo sabemos todo cuando no es así y no querer ampliar nuestros conocimientos.

Cuando alguien tiene un amplio conocimiento sexual y ha desarrollado su inteligencia sexual empieza a salir de la visión coitocentristas de la sociedad. Su visión es más rica y amplia y es capaz de disfrutar del sexo en toda su plenitud. El coito es una parte casi anecdótica, los preliminares no existen y tienen todo un mundo sexual por descubrir y disfrutar.

Hoy me siento generosa y me gustaría que si algún científico que esté estudiando la materia me lee se ponga en contacto conmigo para avanzar en los conocimientos de la sexualidad femenina. Me ofrezco como sujeto de estudio.

Mientras tanto, mientras esperamos esos avances os voy a dar claves básicas para empezar a mejorar la sexualidad femenina. Tanto en pareja como de manera individual. La base de una inteligencia sexual es que cada persona pueda reconocerse y respetarse por lo que es. No vamos a medirnos por algo externo a nosotras, vamos a conocernos por lo que sentimos que somos. Esto que es el pilar básico apenas se respeta, porque por todos lados tenemos indicaciones,normas o guías de cómo tenemos que ser y sentir por el hecho de ser mujeres. Ojo, que a los hombres también le pasa eh,  y tampoco es fácil para ellos, pero hoy hablamos de mujeres.

La sexualidad femenina tratada de una forma natural y respetuosa, eliminando tabúes, desterrando miedos y explicada de una manera objetiva sin intereses ocultos (políticos o religiosos), crea mujeres fuertes y empoderadas con una inteligencia sexual con potencial para desarrollarse. Y éste, tendría que ser el fin último de toda educación sexual

Todo esto se consigue dándote permiso a ser lo que sientes. Impartiendo los conocimientos sobre anatomía y fisiología de una manera objetiva. Promoviendo la autoestima y el respeto a una misma. Permitiendo experimentar y sentir su propia sexualidad. Ofreciendo un lenguaje nuevo, no sexista con el que pueda expresarse. Un lenguaje en el que pueda reconocerse. Y sobre todo eliminando los mensajes que nos dicen qué tenemos que sentir o dejar de sentir en cada momento.

Espero os haya gustado, si es así comparte y ayuda a que llegue a muchas mujeres para que empecemos a abrir los ojos.

Miriam Gómez

Anuncios

Nos debemos Orgasmo

 

Nos debemos orgasmos.

Por todos esos deseos silenciados, arrancados, calumniados;

los deseos que nos mutilan, niegan y roban;

nos los debemos.

 

Orgasmos sabios, (con)sentidos, deseados;

No necesitamos que nos los proporcione nadie,

nos los debemos.

 

 

Basta de mentiras,

de pensar que somos cuerpos dependientes.

Si dependemos de alguien es de nosotras mismas.

Una de las fuentes de sanación interna es el (auto)conocimiento.

Y este tiene que llegar de nuestra mano, nuestras manos.

 Nos lo debemos.

 

Querernos,

querernos sin miedo, sin vergüenza, sin culpa.

Querernos mucho,

querernos siempre.

Porque cuando tú te quieres y te respetas, no vas a tolerar que nadie te falte el respeto.

 

Escucha tu cuerpo;

Somos capaces de proporcionarnos placer a nosotras mismas,

y debemos hacerlo cada vez que nos apetezca;

sin reglas, sin normas.

Es una forma de amor y empoderamiento.

Nos lo debemos.

Nos debemos orgasmos.

Miriam Gómez Galocha


La escritura en la Terapia Sexual

La sexualidad es una dimensión de nuestro ser que puede causar bastante agitación, angustia y malestar, sobre todo en las mujeres y siempre por desconocimiento. El temor a no estar dentro de “la norma” o “lo normal” trae de cabeza a muchas personas en diferentes aspectos. Y raro es la persona que tras empezar a hablar conmigo abiertamente de sexo no me pregunta ¿Pero es normal…? Yo creo que esto solo me pasa a mí.

Mi respuesta es siempre la misma; lo normal en el sexo no existe. De hecho cada vez estoy más convencida de que tenemos que dejar de hablar de sexualidad, en singular, para empezar a hablar de sexualidades en plural. Porque la sexualidad cada una tiene la suya propia, la que construye con las herramientas que tiene a su alcance. Lo que necesitamos es tener más conocimientos y más herramientas para poder desarrollarla de una forma sana y segura.

Hoy me gustaría entregaros la escritura como herramienta. Es una herramienta gratuita, accesible para todas y con muchos beneficios para quienes la practican. Solo tienes que saber escribir, ni siquiera tienes que conocer las reglas ortográficas o gramaticales para aprovechar sus efectos.

La escritura como terapia no es algo nuevo. Quizás no sea muy conocida pero se lleva usando mucho tiempo y es totalmente recomendable. Yo valoro mucho el efecto que produce la escritura en la terapia sexual y por eso suelo incluirla. En consulta, la terapia de escritura es “dirigida” y analizada. Pero también la puedes llevar a cabo de manera autónoma como autoterapia.

Fancine Van Hove

Los beneficios:

  • Aclara nuestra mente, nos hace consciente. Cuando queremos escribir necesitamos primero ordenar mentalmente lo que queremos decir, tenerlo claro en nuestra mente para posteriormente darle forma al pasarlo al papel; elegimos palabras concretas, construimos frases que expresan lo que sentimos y todo ese proceso de análisis mental nos revela o nos acerca más a lo que nos pasa realmente, a lo que somos.

Es muy frecuente que una mujer acuda a consulta y exponga su caso expresando, no sé que me pasa pero no puedo hacer tal o cual, o no consigo tal o cual cosa. Cómo puedo saber yo qué le pasa si ni ella mismo es consciente de ello. Llevar un diario de sentimientos y emociones de antes, durante y después de enfrentarnos a la situación que nos ha llevado a consulta  o a los ejercicios que yo aconsejo es una buena manera de ver en qué punto estamos, sobre todo cuando no es dónde queremos estar.

  • Liberar emociones tóxicas. Seguro que más de una vez has escuchado la expresión, si no lo digo reviento. Pues sí, es bastante probable que nos pase cuando las emociones se nos acumulan. Hay temas de los que es más fácil hablar, pero el sexo sigue estando lleno de tabúes. La culpa, la vergüenza siguen siendo compañeras de viaje de las mujeres en la sexualidad. Y son emociones que acumulamos hasta los límites. Emociones que podemos descargar en un papel y liberar de nuestra mente. Emociones que podemos volcar para empezar a construir una sexualidad en positivo.

Es muy frecuente por ejemplo encontrar a mujeres que no consiguen llegar al orgasmo y que declaran que nunca se han masturbado. La masturbación es un tema que no esta tan aceptado y normalizado como nos creemos y cabría esperar teniendo en cuenta su importancia. Esto se refleja en las palabras con las que definen porqué no lo hacen o cómo les hace sentir. Incluso aunque ninguna de ellas sea negativa. Es desde ese análisis desde el que se puede empezar a construir en positivo y desde el que yo empiezo a reeducar sexualmente a las mujeres que acuden a mí.

  • Conocernos mejor. Lo que yo recomiendo es que se sienten a escribir, cojan lápiz y papel y tal y como hacia Virginia Woolf escriban bajo el flujo de conciencia. En la sexualidad es muy importante que fluyan los sentimientos que están dentro, tal y como quieran ir saliendo, sin censuras ni florituras. Lo sueltas, lo liberas y ahí está. Una parte de ti ha quedado impresa en papel y es un documento muy valioso con el que podemos trabajar/nos para construir/nos en positivo.

Es muy impactante oír* relatos de mujeres que acaban de ser conscientes de que en realidad las relaciones sexuales que están viviendo, las que ellas creían que eran normales, las que estaban dentro de los estándares sociales aceptables, en verdad esas relaciones no son mas que un lastre, una tarea más al final del día, una violación marital ya que a veces son tareas que se ven obligadas a hacer. Tareas con las que no disfrutan. Pero no eran conscientes, era un problema oculto y doloroso que no habían identificado en muchos casos.

* siempre les pido que me lean lo que han escrito y está parte de leer en voz alta lo escrito también forma parte de la terapia, también es importante oír de nuestra propia voz lo que nos pasa. Así que no dejéis de leeros en voz alta cuando hagáis autoterapia.

  • Buscar soluciones. A veces podemos mantener conflictos internos y preocupaciones durante mucho más tiempo del que desearíamos. Cuando trasladamos nuestras preocupaciones al papel, nos estamos liberando en gran parte de ellas. No van a desaparecer, siguen ahí y tenemos que seguir enfrentándonos a ella, pero con esta liberación hemos hecho hueco en nuestra mente para poder pensar en posibles soluciones.

Prueba a hacer una lista con las cosas que más te preocupan, las que en un momento dado te están quitando el sueño, por las que te pones nerviosa o te dan ataques de pánico o ansiedad. Una vez que tengas la lista en papel sentirás un alivio inmediato, podrás mirar la situación con perspectiva y podrás empezar a buscar soluciones. Aunque esa solución sea pedir ayuda. Ahora estarás lista para pedirla y empezar a recibirla.

  • Avanzar. Cuando vamos dejando constancia por escrito de lo que nos preocupa y el proceso que estamos llevando a cabo lo que realmente estamos haciendo es construir una herramienta útil para el futuro. Llegado el momento podemos mirar y comparar los avances, estancamientos o retrocesos. Analizar la estrategia y cambiarla si fuera necesario para construir sobre una base solida lo que sentimos que somos y queremos ser.

En general nos cuesta mucho más expresar a los demás los sentimientos negativos que nos causa un problema cuando este es de carácter sexual. No siempre nuestra primera opción es acudir a una sexóloga que nos ayude, porque el sexo tampoco es tan importante (léase con ironía). Y nuestros primeros pasos son de ensayo y error. Si durante este proceso vamos creando un registro de escritura con sentimientos, logros, avances y demás en el futuro podremos autoevaluarnos o tener un documento importante del trabajo ya realizado. Si finalmente no hemos conseguido poner solución a lo que nos preocupa no debemos dejar de acudir a una profesional que nos ayude. Solo me gustaría recordaros que la sexualidad está dentro de las necesidades básicas de los seres humanos, junto al comer, dormir, respirar y homeostasis.

Fancine Van Hove

No estar dentro de lo normal o pensar que seguro que somos la única persona a la que le pasa eso, es uno de los pensamientos más frecuentes en las mujeres que llegan a consulta. Nada más lejos de la realidad. Si bien todas somos muy diversas, también compartimos muchos pesares.

Un modelo de Autoterapia a través de la escritura:

Si quieres empezar coge lápiz y papel y sigue los siguientes pasos:

  1. Coge lápiz y papel y escribe todo lo que se te ocurra sobre el tema que te preocupa. Una vez escrito léelo detenidamente y paso al siguiente punto.
  2. Seguramente has detectado uno o más temas concretos. Escribe todo lo que piensas, sientes sobre ese/os tema/s, no escatimes en palabras. (ejemplo de temas: orgasmo, deseo, virginidad, embarazo…)
  3. Céntrate en un tema, el que más te preocupes y escribe todas las emociones que te produce y porqué te preocupa.
  4. Busca soluciones. Apunta por escrito todas las soluciones que se te ocurran y mira los pros y los contras de cada una.
  5. Decide qué caminos vas a tomar para poner solución a lo que te preocupa y hazlo. Deja por escrito las emociones que te produce el seguir este camino.
  6. Evalúa dónde estas y donde quieres llegar. También debes evaluar si puedes hacerlo sola o necesitas ayuda.
  7. Actúa.
  8. Registra cada paso que des, sin importar si es un avance o retroceso. Si sientes que retrocedes o dejas de avanzar siempre puedes volver al punto 4.
  9. Siempre que sigas avanzando no dejes de ser consciente de lo que ya hayas conseguido. No dejes de volver al punto 6 cada cierto tiempo para evaluar donde estas y donde quieres llegar hasta que llegues.
  10. Repite desde el paso 3 con cada tema que quieras solucionar.

El conocimiento sobre la sexualidad, a la edad adulta, es algo que digerimos lentamente, lo que significa que para realizar de una manera eficiente y efectiva cada punto de los anteriores citados, vas a necesitar un periodo de aceptación, aprendizaje e interiorización sobre el tema que te ocupe. Solo de esta manera conseguirás un avance real. Sin prisas pero sin pausas.

La escritura tiene el poder de convertir en real algo que a veces nos negamos a ver o admitir. Después tendremos que aceptarlo.

Miriam Gómez Galocha

Imágenes de la gran pintora contemporánea francesa Francine Van Hove

¿Es la píldora mi método anticonceptivo ideal?

La sexualidad cómo parte inherente al ser humano está en continua evolución. En ella intervienen tanto factores internos como externos. Necesitamos aprender sobre sexo de manera general y sobre nuestra sexualidad femenina de manera particular. Cada mujer es única; somos tan iguales y tan distintas todas que no podemos hacer otra cosa que aprendernos.

Necesitamos herramientas educativas, que nos enseñen a comprender, desarrollar, respetar y madurar nuestra propia sexualidad. A valorar nuestro yo interno en la sociedad y la cultura en la que nos ha tocado vivir. Tenemos que aprender a ser críticas, a evaluar qué es bueno para nosotras y qué no. Aprender qué parte de los movimientos sociales nos someten con las promesas de hacernos libres. Y con esto llego a la reflexión que quiero exponer hoy; la píldora anticonceptiva.

Veamos un poco de historia:

9 de mayo de 1960, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de Estados Unidos anunció la aprobación del primer anticonceptivo oral que marcaría el camino para la revolución sexual de los años sesenta. Ya había sido aprobado en 1957 para molestias menstruales severas. Solo podía ser prescrita a mujeres casadas. En muchos estados continuó siendo ilegal durante varios años.

Fue un paso muy importante para el feminismo y la llamada revolución sexual durante las dos décadas siguientes.

Pero de esto hace casi 58 años ¿Sigue teniendo sentido hoy?

Desde su introducción al mercado en Europa en el año 1961, la píldora anticonceptiva ha tenido un desarrollo y evolución constante que ha ido en paralelo al de la propia mujer.

Uno de los mayores logros que alcanzamos con la píldora es el de ser capaces de separar los conceptos de sexualidad y procreación. El sexo ya no era solo una forma de procrear. Empieza la era del disfrute. Lo cual no fue visto igual por todos los sectores, sobre todo por los más represivos y conservadores.

En España la evolución fue muy diferente. Tardamos casi dos décadas en llegar a su legalización.

El 7 de octubre de 1978

Mediante la modificación del artículo 416 del Código Penal, el 7 de octubre de 1978 se legalizó la píldora como método anticonceptivo en España. Este hecho se enmarca en una época de profundos cambios políticos y sociales, que permitieron que la mujer ganara nuevos derechos en todos los ámbitos de su vida.

Aunque su legalización no se produjo hasta octubre de 1978, la píldora empezó a comercializarse en España en 1964. Durante el periodo que transcurrió entre su introducción al mercado y su legalización, miles de mujeres la utilizaron como método anticonceptivo, aunque oficialmente solo se autorizaba en tratamientos ginecológicos, bajo el eufemismo de “regular el ciclo menstrual”. Se calcula que en 1975 ya tomaban la píldora unas 500.000 mujeres españolas, una cifra que solo cinco años después se había duplicado.

En esos momentos, la situación de la mujer era bastante complicada. Estábamos sumergidas en una lucha por nuestros derechos sexuales y reproductivo, derechos que a día de hoy aún no tenemos del todo conseguido. Y la píldora fue una liberación. Por fin podríamos mantener sexo sin tener que preocuparnos de un embarazo no deseado. Fueron años de reencontramos con nuestra sexualidad.

La píldora que tuvo un papel muy importante para la liberación sexual de la mujer, para conseguir visibilizar que existe una sexualidad del placer que nada tiene que ver con la procreación. Esa misma píldora que se nos presentaba cómo una liberación sexual, hoy no tiene sentido. Ya casi hemos superado el reconocer una sexualidad femenina más allá de la procreación. Ahora nos toca aprender, aprender de verdad sobre nosotras.

Al principio de esta entrada os decía que necesitamos herramientas para poder conocer y decidir sobre nuestra sexualidad. Existe un fenómeno cuanto menos curioso y es que si tu preguntas a las mujeres que usan la píldora como método anticonceptivo qué es lo que la píldora hace realmente en su cuerpo. La mayoría no tiene ni idea. No saben los efectos secundarios, ni el mecanismo, ni nada. De echo, la mayoría ni siquiera se lo ha planteado.

El contexto social es importante cuando nos desarrollamos sexualmente. Y tomar la píldora en la década de los 60 seguramente fuera liberador pero la sociedad ha cambiado mucho desde entonces. Ahora sabemos muchas más cosas sobre la sexualidad femenina que nos pueden ayudar a elegir un método anticonceptivo más eficaz y respetuoso con nuestros cuerpos. Bueno, mejor dicho, ahora existe un conocimiento más real y respetuoso sobre la sexualidad femenina, que no es accesible a todo el mundo. No porque las personas que lo poseemos no queramos, sino porque no existe una educación sexual real de calidad que este reglada y controlada. Porque la información buena navega junto a la mala por internet. Una pena, porque con ese conocimiento sí seriamos capaces de desarrollarnos saludablemente y elegir nuestro mejor método anticonceptivo ideal, que en algunos casos podría ser la píldora, pero en muchos otros no.

Como en muchas otras cuestiones, y ahora hablo de política y economía, a alguien le interesa que sigamos usándola. Por supuesto a quien obtiene algún beneficio de ello. Los hombres y la industria farmacéutica.

Me aterroriza pensar cómo a las niñas, las jovencitas, que tendrían que empezar a conocer sus cuerpos, sus ciclos y su sexualidad se les receta en masa píldoras anticonceptivas. Por regularle los periodos, dicen. ¿Qué periodos van a regular si se los están eliminando? ¿Saben realmente qué es lo que hace la píldora? ¿Saben realmente los efectos secundarios? ¿Han hecho un estudio y valorado si es realmente ese el método anticonceptivo ideal?

Aunque resulte increíble, sobre todo para las personas que dominamos el conocimiento de la sexualidad femenina, llevamos aguantando los efectos secundarios de la píldora liberadora más de 50 años. Pero claro la pregunta sería ¿Conocemos esos efectos secundarios?

Yo estoy convencida de que existen formas de ejercer el empoderamiento femenino y un activismo feminista que no incluye el uso de píldoras anticonceptivas. Hoy no. No tiene sentido con toda la información que tenemos para conocer nuestros cuerpos, nuestros ciclos.

Las píldoras anticonceptivas no dejan de ser una droga. Una sustancia artificial que esta actuando sobre tu organismo. ¿Sabes cual es realmente su función? ¿Sabes que efectos tiene sobre tu cuerpo?

A modo de resumen rápido te diré que la píldora te desconecta de tu cuerpo. Literalmente corta la comunicación entre tu cerebro y tus ovarios. Y por ello dejamos de ovular. Porque aunque sigáis sangrando, no os están controlando la menstruación, al menos no como vulgarmente se conoce, sino que directamente dejas de ovular. Lo que controlan es un sangrado artificial.

Que digo yo, que ya que se ponen han tenido más de 50 años para inventar otra que al menos no tengamos que simular también el sangrado*. Así de paso nos ahorramos unos euros, aunque sean los que nos vamos a gastar en la nueva revolución (léase con ironía).

*Ya existe esta píldora que elimina el sangrado, pero es poco conocida y utilizada.

Otra de las funciones de la píldora es que dejes de fabricar moco cervical de calidad fértil, por lo que difícilmente un espermatozoide puede vivir o subir en busca del ovulo.
Y además la píldora va a impedir que el endometrio se desarrolle, por lo que el óvulo no tendría donde implantarse.

Pero ojo, que también tiene muchos otros efectos sobre tu cuerpo:

La píldora reduce tu deseo sexual. Al desconectar tus ovarios, la píldora esta impidiendo la creación de hormonas; estrógenos, progesterona y testosterona. Con las inhibición de las dos primeras conseguimos no ovular. Y con la desaparición de la testosterona, el impulso, el deseo sexual desaparece. Muchas mujeres se pueden ver identificadas en la disminución del deseo sexual con el uso de la píldora de manera prolongada.

La píldora puede causar dolor sexual y encogimiento del clítoris.

La lubricación se ve afectada y las relaciones sexuales pueden ser dolorosas por la sequedad de la vagina.

El uso de la píldora a largo plazo aumenta el riesgo de padecer cáncer de útero.

El uso de píldora a largo plazo se asocia a un retraso de la fertilidad, una fertilidad que ha cambiado.

El uso de la píldora causa depresión y ansiedad.

El efecto secundario más grave de la píldora es un incremento en las posibilidades de sufrir ataques cardíacos, alta presión sanguínea y coágulos sanguíneos. Efectos menos nocivos incluyen dolores de cabeza, dolor de pechos, náuseas, vómitos, hinchazón.

Curiosidades:

En la revista Newsweek en una edición especial de 1999, en la que se encuestó a 80 científicos para determinar los 10 inventos más importantes de los últimos dos mil años. Al lado de la energía nuclear, la imprenta o los computadores, los expertos situaron la píldora anticonceptiva, argumentando que:

Cambió para siempre el rol social de la mujer y la conformación tradicional de la familia.

Iré contestando a todas las preguntas que he lanzado a lo largo de la argumentación. Con esta entrada me gustaría fomentar una mirada crítica hacia lo que socialmente esta aceptado como bueno para nuestra sexualidad y que no siempre tiene porque ser así.

¿Es la píldora tu método anticonceptivo ideal?

Espero vuestras respuestas.

Miriam Gómez Galocha

El dolor de regla NO es normal

El principal obstáculo de la sexualidad femenina es que la mayoría de las mujeres aprendemos sexualidad sobre la visión masculina del sexo. Las mujeres no sentimos, no pensamos y no podemos regirnos por una sexualidad masculina porque eso nos hace incomprensibles para nosotras mismas y para nuestras parejas. Esto es extensible a otros temas como el de la salud sexual.

De la poca información que llega a las mujeres sobre sexualidad una base importante es la información que ha sido pensada y escrita por hombres y para hombres, que no tienen en cuenta las necesidades específicas del cuerpo y la mente de la mujer. Así que en esas estamos, no solo no nos conocemos, sino que a veces somos tan osadas de aceptar que podemos compararnos con los hombres. Como muchas conocéis esto no tiene un buen resultado y se refleja e influye en nuestro día a día.

Dice mi admirada Erika Irusta, pedagoga menstrual, que la regla es el último tabú. No estoy segura de que sea el último, pero sí de que sigue siendo un gran tabú. Quizás por esto mismo que os contaba, de que la regla no es cosa de hombres. Por otro lado me pregunto, cómo no podría serlo si sigue siendo un tema obviado, ignorado e incluso despreciado a veces hasta por las propias mujeres.

Y éste, queridas mías, es nuestro punto de partida en un universo sexual que nos vuelve locas, a veces literalmente, que  nos angustia y nos controla. Para vuestra tranquilidad, desde ya os digo que el problema no somos nosotras, es la sociedad y la educación que recibimos, que es sesgada, errónea o incompleta.

“No estamos locas, somos cíclicas” Erika Irusta.

El dolor de regla No es normal es el nombre de la VII Jornadas Científicas de Endometriosis celebrado el pasado sábado 25 de marzo en Madrid.

Endo ¿qué? Endometriosis.

Me parece muy interesante hacer un resumen de los datos más importante de esas jornadas y poner mi granito de arena en concienciar a las mujeres, y también a los hombres, de que la regla no duele y de que hay enfermedades femeninas, como la endometriosis, que están siendo ignoradas por el simple hecho de ser femeninas.

Antes que nada me gustaría poneros una pequeña muestra de los muchos mitos que siguen llegando a las mujeres jóvenes sobre su menstruación.

  • La regla duele.
  • Todas las mujeres tenemos síndrome premenstrual (spm).
  • Con la regla no te puedes quedar embarazada.
  • Cuando tienes la regla eres como un ser maldito que corta la mayonesa y marchita las plantas.
  • No puedes hacer deporte, bañarte en la playa, lavarte el pelo o ducharte.
  • No debes practicar sexo porque puedes contaminar o causar infecciones a tu pareja.
  • Cuando se te retira la regla, con la menopausia, la mujer deja de ser sexual.
  • Con la regla no se pueden tener orgasmos.

Para alguien con un conocimiento real y respetuoso sobre la menstruación esta mitología no tiene cabida. Para quien lo desconoce o conoce lo mínimo, sí.

El mito que más me preocupa, que hace referencia a la salud y al tema que es motivo de este post, es quizás y con diferencia el que más fuerza tiene, el que menos gente pone en duda: La regla duele.

El dolor de regla NO es normal si una mujer esta sana. Teniendo en cuenta que cada mujer es distinta, las molestias que puede generar nuestra menstruación no tendría que ir más allá de sentir hinchazón.

Cuando a una mujer le duele la regla es porque existe algún contratiempo, con menor o mayor importancia, en su aparato reproductor. Pueden ser quistes ováricos, miomas uterinos o alguna otra anomalía que hace que el periodo sea doloroso. Pero que la regla duela, queridas mías, no es lo normal.

Es importante que conozcamos nuestro cuerpo. Si algo no funciona bien tenemos derecho a saber por qué y conocer las opciones que existan para ganar calidad de vida. Piensa que  vamos a estar una media de 40 años teniendo la menstruación todos los meses, así que si podemos evitar las molestias tenemos derecho a saberlo y actuar en consecuencia.

¿Qué es la endometriosis?

Es una enfermedad casi exclusiva de mujeres de la cual aún no se conoce el origen porque no se han llevado a cabo los suficientes estudios para ello. Las primeras teorías apuntan a que es multifactorial y tiene una parte genética y otra ambiental.

La endometriosis se define como la implantación y crecimiento de células similares a las del endometrio (capa que recubre el útero) fuera del útero, siendo las localizaciones más frecuentes: trompas y ovarios, si bien pueden encontrarse lesiones hasta en otras 37 partes del cuerpo como el intestino, vejiga, estómago, pulmón, etc. Estas “úlceras” sangran periódicamente con los cambios de las hormonas del ovario y provocan dolor.

Se trata de una enfermedad crónica y congénita de causas desconocidas, aunque se ha comprobado una predisposición genética y un factor ambiental (contaminación por dioxinas y disruptores endocrinos). Es un tumor benigno pero potencialmente discapacitante por la gravedad de sus síntomas. Es una enfermedad inflamatoria que depende de estrógenos.

Definición de: https://endomadrid.org

Síntomas más comunes de la endometriosis. Recuerda que en cada persona se pueden presentar uno, varios, todos o ninguno de estos síntomas. Hay mujeres que la padecen que son asintomáticas, otras que la sufren desde la primera menstruación y otras que tras un tiempo x sin ningún síntoma empiezan a padecerlos.

Síntomas de la Endometriosis
Imagen de https://endomadrid.org/endometriosis/

Otros síntomas más inespecíficos pueden ser: la fatiga, el malestar generalizado, trastorno del sueño…

A todas las que están empezando a sospechar que pueden sufrir esta enfermedad os recomiendo que hagáis un diario. Datos que debe contener: día del ciclo menstrual en el que os encontráis, síntomas psíquicos, si los hay, y síntomas físicos: malestar, dolor, calambres, contracciones… no escatimes en anotar detalles que luego te serán de utilidad. Anota cualquier malestar que sientas que no tiene causa aparente, anota también los que crees que si tienen causa y especifica cuál es. También es interesante que tengáis un diario de alimentación y ejercicio para confrontar en un futuro con los métodos paliativos que se están usando para mejorar la calidad de vida de las mujeres que sufren la enfermedad. Además es interesante anotar cualquier situación especial por la que estáis pasando como: sufriendo episodios de estrés, bajo una dieta, en un proceso alérgico, afrontando un duelo… etc. Así como si sufres otras enfermedades  o tomas medicamentos en ese momento.

Las que tengáis la enfermedad de manera sintomática encontrareis un patrón de malestar que se repite en las distintas fases del ciclo menstrual. Si no conoces bien las fases del ciclo menstrual ahora es el momento de ponerte al día. Seguro que te encanta este post de Erika, Cómo funciona el ciclo menstrual.

La recomendación es que cuando lleves un tiempo anotando todo (entre 2 y 3 meses) acudas a tu médico/a de cabecera a exponerle los hallazgos encontrados. Si no es competente o no te asesora debidamente, cambia de médico/a sin pensarlo, estás en tu derecho. Los dolores no son normales y si te dicen lo contrario te están mintiendo o infravalorando. Si tu malestar es urgente, no esperes a tener tu diario completo acude de inmediato.

Os pongo testimonio de una enferma de endometriosis. Sara tiene 30 años y hasta hace 3 nunca le había dolido la regla. Cuando llegaba el día, bajaba sin avisar y a los 4 días desaparecía hasta el mes siguiente. Pero esto fue cambiando poco a poco y ella lo cuenta así:

Desde hace unos tres años aproximadamente, cuando falta una semana para que me baje la menstruación yo sé que se acerca. Mi cuerpo y mi mente se ven afectados.

A nivel corporal los pechos se me van hinchando hasta el punto de que me duelen mucho cuando los toco. Algunos meses siento calambres en el útero varios días antes de que me baje la regla y otros meses, la mayoría, empiezo a expulsar unos coágulos marrones dos días antes de la bajada oficial. Según me dijo mi ginecóloga pueden ser restos de la regla anterior.

A nivel emocional no puedo dejar de llorar, con cualquier cosa y por cualquier motivo, triste o alegre, desde unos 5 días antes de que me baje el periodo y durante casi todo el sangrado.

Todos estos síntomas premenstruales son causados por mi endometriosis, pero no se queda ahí. En mi caso los dolores fuertes, los calambres y contracciones que me retuercen y me anulan empiezan a mitad de la regla, al finalizar el segundo día y una vez que he evacuado el 70% de la sangre menstrual (aproximadamente) y terminan entre una semana y diez días después de que haya acabado el sangrado menstrual. Yo siento los calambres, espasmos y contracciones tanto en el útero como en el recto. Es un dolor que me anula y que no me permite hacer nada.

En el último año he incorporado otros síntomas que de no conocer ,lo máximo que puedo que no es mucho, la enfermedad, abría achacado a otra cosa. Ahora también sufro nauseas y mareos en esos días.

Los datos dicen que el 15% de la población femenina en edad fértil padece esta enfermedad. En España eso se traducen en 2 millones de mujeres. Y hay datos suficientes como para pensar que el porcentaje real duplica el estimado. Estaríamos hablando de un 30% y 4 millones de mujeres.

De media se tarda entre 8-9 años en diagnosticar la enfermedad, con el desgaste emocional que ello conlleva.

La mayoría de las mujeres esperan más de 5 años con dolores para acudir a consulta a pedir ayuda, siendo la edad media de la primera consulta cerca de los 30 años.

Un gran porcentaje de las mujeres conoce la enfermedad cuando buscan solución a una posible infertilidad que les acecha.

De las afectadas por esta enfermedad son asintomáticas entre el 15%-30%

Para reflexionar.

¿De qué esta compuesta la sangre menstrual? Es una pregunta muy interesante, que desde luego si no fuera por el poco valor que se le da a la mujer sabríamos a la perfección.

Esto mismo se preguntó la Dra Enriqueta Barranco directora de la Cátedra de Investigación “Antonio Chamorro-Alejandro Otero” que coordina junto a Olga Ocón Hernández este proyecto de investigación. Los resultados no son concluyentes porque la muestra no es representativa, pero si son interesantes y ayudan a citar nuevas hipótesis que animan a seguir investigando sobre ellos. Ver más sobre la investigación aquí.

Lo más representativo del estudio de Enriqueta es que encontraron parabenos en todas las muestras de sangre menstrual. Los parabenos encontrados estaban en sus distintas formas: metil, etil, propil y butil parabeno. En cuanto a la endometriosis,  las muestras recogidas de voluntarias que sufren dolores asociados a la menstruación tenían un recuento mayor de butilparabeno que de las que declaraban no sentirlo. Sería muy interesante que esto se pudiera seguir estudiando a fondo y que pudiéramos obtener muestras representativas de la población.

Los parabenos están en la mayoría de los productos cosméticos y de belleza. El porcentaje máximo permitido no sólo no se respeta, sino que además son muchos los productos que no te ponen en que porcentaje lo llevan.

No puedo dejar de pensar que silenciar, ocultar y no investigar sobre enfermedades que pueden afectar a la mitad de la población mundial, las mujeres, es otra forma más de violencia de género. Que en pleno siglo XXI aún no se tenga un estudio fiable y representativo  sobre cuál es la composición de la sangre menstrual y que correlación puede tener con otro tipo de enfermedades es un hecho inaceptable. (Cuando no se tiene muy claro si algo es machista o no, lo que se recomienda es cambiar el concepto de mujeres por el de personas negras, y ahí se ve claro. Si las personas negras tuvieran una enfermedad, y por el hecho de ser solo una enfermedad “de negros” no se estudiara a fondo el origen, las causas y las posibles curas creo que nadie dudaría que eso es un hecho racista).

Lo ideal es que el estudio de la enfermedad nos lleve a poder prevenirla, si es que eso es posible. Obtener un diagnóstico precoz y un tratamiento específico a medida sería uno de los primero retos a superar.

Dicho esto, ¿Qué podemos hacer de momento?

En un primer lugar difundir y visibilizar la enfermedad. Todas juntas podemos hacer más fuerza. Recordad que lo que no se nombra, no se diagnostica y lo que no se diagnostica, no existe.

Como el factor genético no podemos controlarlo, vamos a intentar incidir en los factores ambientales. De nuestra mano esta controlar lo que comemos, hacer un ejercicio que no perjudique la enfermedad, informarnos de los componentes de los productos de higiene y cosmética que utilizamos y desechar los que contienen parabenos, controlar el uso de productos contaminantes  e intentaremos evitar las zonas con contaminación ambiental reconocida o de la que seamos consciente.

La dieta y la alimentación nos darían para otro post largo y extenso. Hoy sólo os resumiré que somos lo que comemos. Que comemos demasiados alimentos procesados que están cargados de aditivos y hormonas que no nos hacen ningún bien. Hay más de 1500 aditivos diferentes que se usan en alimentos. Recordar que esta enfermedad es estrógeno dependiente y que muchos animales criados para el consumo humano se encuentran hiperestrogenados. Para la endometriosis se recomienda una dieta rica en omega 3, vitamina d, frutas, vegetales, granos biológicos y se empieza a sospechar que es bueno también dejar el gluten a un lado. Tenemos que ser conscientes de que los contaminantes se concentran en las grasas, por lo tanto reducirlas es una buena opción.

El ejercicio es bueno, de eso no hay duda, pero no todos valen. Hay que evitar los ejercicios que tienen un gran impacto en el suelo pélvico. Totalmente desaconsejadas las abdominales y el running que tan de moda está. El yoga y la natación son una buena opción para empezar.

La endometriosis también afecta a la fertilidad de la mujer. Recordar, cada caso es único y por ello no tienes que alarmarte antes de tiempo. Hay muchas mujeres que llegan a conocer que tienen endometriosis porque no consiguen quedarse embarazadas, o porque sus embarazos acaban una y otra vez en abortos. El porcentaje de mujeres que no son fértiles es más elevado entre las mujeres que padecen endometriosis, sobre todo las que tienen un grado más severo de la enfermedad.

La detección precoz de la enfermedad es muy importante en cuanto fertilidad se refiere, porque es bueno que la mujer cuente con todas las opción posibles, sobre todo si quiere ser madre. No todas las mujeres quieren ni tienen que ser madres, pero es muy importante que las que quieran serlo, cuenten con información que a día de hoy no se difunde. Cuidado aquí con los profesionales que recomiendan un embarazo, porque esa no es la solución a la enfermedad. Como tampoco lo es la extirpación de una parte o la totalidad del aparato reproductor. Para que se vea claro es como si vas al médico porque te duele la pierna y te ofrecen cortártela.

Dejo pendiente hablaros en exclusiva de la Sexualidad Femenina en enfermas de endometriosis.

A modo de conclusión os diré que la endometriosis es una enfermedad compleja que afecta a múltiples factores en nuestra vida. Además no tienen una única forma de presentarse, sino que el hecho de que los síntomas se puedan confundir con otras enfermedades ralentizan su detección. Que su principal síntoma reconocible, el dolor menstrual esté normalizado socialmente, no ayuda a que las enfermas acudan a consulta hasta que el caso es extremo o la enfermedad esta avanzada. Que la salud mental se puede ver afectada y por ello es una dimensión más a tratar. Pero recuerda, no estas sola, solo en España somos más de 2 millones de mujeres sufriéndola.

Aportar un grano de arena para visibilizar esta enfermedad es que cuando estemos en el trabajo o en cualquier sitio en el que haya una mujer que diga, ¡cómo me duele la regla! nos sintamos obligadas a informarle. Sabes que la regla no tiene que doler. Sabes que ese dolor esta causado por una enfermedad.

Y para terminar os dejo un documental que me gusto mucho y me parece muy educativo. Endometriosis, la punta del iceberg.

 

Miriam Gómez Galocha

Mujeres corrientes haciendo cosas extraordinarias

Últimamente paso mucho tiempo perdida entre  libros y páginas que me descubren nuevas culturas, nuevos puntos de vista y nuevas voces que me acercan al diverso, desconocido y duro mundo femenino por el que cada vez siento un mayor respeto y admiración; mundo al que pertenezco, como mujer, y en el que me puedo llegar a sentir una extraña en casa ajena. Porque no nos engañemos, desde hace siglos nos construyen una vida que no se adapta para nada ni a nuestras necesidades ni a nuestro desarrollo personal, pero hasta que aprendemos que no tenemos porque seguir la corriente impuesta, se nos va la vida…

Me consta que hay muchas mujeres corrientes haciendo cosas extraordinaria por todo el mundo y el deber del resto de mujeres, en la medida de lo posible, es apoyar y difundur sus trabajos y conocimientos.

Hay un sentimiento conjunto en muchas mujeres, que comparto al cien por cien, y es que: las mujeres tenemos que dejar nuestros conocimientos, los que atañen a nuestro mundo, por escrito. Siempre. Todas las mujeres no somos capaces de hacerlo, algunas como yo lo intentan durante años con dudas, inseguridades y una autocrítica casi destructiva que no nos deja avanzar y nos eternizan en historias que nunca llegan, otras, las que si son valientes y capaces lo hacen y son a ellas a las que tenemos que apoyar, conociendo su trabajo y aportando lo que podamos para que esos conocimientos se difundan. ¡Ojala y pudiéramos comprar todos los libros de esas autoras que tanto admiramos! pero, no siempre es posible. Lo que si podemos hacer es aportar nuestro granito; regalar un libro, ayudar en un crowfunding, hacer una reseña, recomendar a una autora, apoyar una campaña… siempre se puede hacer algo. Sólo hay que querer.

Personalmente siento un gran interés por otras culturas, por otros órdenes sociales (que sí son posible) y en definitiva por todo lo que se salga de la cultura de masas o mainstream. Adoro la gente singular y profunda que simplemente construye su vida entorno a sus intereses y necesidades. Esa gente que cuando habla te descubre nuevos mundos llenos de nuevas oportunidades, esa gente que sabe escuchar y que sobre todas las cosas respeta. Respeta y lucha por lo que cree. Me gusta la gente que alza la voz por cosas importantes, la gente valiente, honesta y coherente. Me gusta la gente que no necesita criticar para sentirse superior, la gente que no necesita decir lo que es para que todos lo veamos y me gusta la gente que no necesita compararse porque simplemente se construye a sí misma.

Esa gente que tanto me gusta en su mayoría son mujeres inteligentes de todas las épocas. En unos casos. mujeres de las que me gustaría haber sido contemporánea y en otros, mujeres con las que intento mantener un contacto y hacer un seguimiento de sus trabajos.

Me gustan las mujeres que admiran y reconocen el trabajo de otras mujeres porque ellas tienen una riqueza interior que les hace libre.

Este año pasado me puse un propósito que era aumentar el número de lecturas de autoras, de todos los tiempos, de todos los géneros literarios, de todas las temáticas. El resultado ha sido un crecimiento personal increíble. Lo recomiendo al 100%

Dicho esto voy a compartir con vosotras los 4 libros que están en mi lista de deseos y que espero leer muy pronto. Si tenéis que hacer un regalo seguro que con cualquiera de ellos acertaréis de pleno.

  • Diario de un cuerpo: La menstruación, el último tabú de Erika Irusta @erikairusta
  • Mi vida en la carretera de Gloria Steinem @GloriaSteinem
  • Mamá, quiero ser feminista de Carmen G de la Cueva @CarmenG_Cueva
  • 10 Ingobernables de June Fernández @marikazetari

M.G.Galocha

¿Dónde empieza la educación de la Mujer?

Sobre la Educación de la mujer se ha hablado largo y tendido, no sólo ahora, desde tiempos ha… pero como el que escucha llover. Si lees la “Vindicación de los derechos de la mujer, un escrito contemporáneo que Mary Wollstonecraft nos dejó hace ya dos siglos te puedes hacer una idea de nuestra situación actual. Ella hablaba y alertaba de la necesidad de que la educación de la mujer no estuviera escrita y decidida por hombres, cosa que a día de hoy sigue siendo una asignatura pendiente. Son muchas las autoras que han hablado de una u otra forma de la educación de la mujer, desde Concepción Arenal hasta Virginia Woolf que dijo lo siguiente:

¿Tienen ustedes la menor idea del número de libros sobre mujeres que se publican en el curso de un año? ¿Tienen ustedes la menor idea de cuántos son escritos por hombres? ¿Se dan cuenta que ustedes son, tal vez, el más discutido animal del universo?”

Un cuarto propio. Virginia Woolf

Que el mundo educativo esta obsoleto no es una idea fabulosa que se me ocurrió a mí ayer, pero que hay mucha gente que no se lo plantea es una triste realidad. Podíamos escribir un libro completo hablando de la precariedad del sistema educativo español ¿Cómo algo que tiene que ser lo más importante, La Educación, se ve amenazado y trastocado constantemente según los politicuchos de turno?

La realidad, la triste realidad es que seguimos siendo educadas para lo mismo que hace dos siglos, para ser unas buenas madresposas. Este termino no es mió, es de mi encomiable Marcela Lagarde a quien si aún no conocéis no podéis dejar de hacerlo por ejemplo desde aquí.

Maya la hija de picasso con una muñeca.
Picasso – Maya con muñeca.

Habrá quien me diga, Miriam yo creo que las cosas si han cambiado un poco, pero lo cierto es que si bien han cambiado las formas para que sean más sutiles a los ojos de todxs, el fondo sigue siendo el mismo. Las mujeres somos educadas desde pequeñas para ser sumisas, entregadas, pacientes, dependientes, madres, esposas, hijas buenas, cada vez más somos heroínas que todo lo pueden, de nombre madresposas de apellido sufrimiento… todo menos ser personas, necesitamos ser yo.

Es importante saber que en nuestra más tierna infancia, cuando se nos entrega una muñeca, una cocinita y un kit de limpieza para jugar, se nos esta aleccionando como buenas madresposas se esta produciendo en nuestra mente, a nivel psicológico, uno de los procesos más importantes que nos va a acompañar el resto de nuestras vidas, entre los 2 y los 6 años se lleva a cabo El desarrollo del autoconcepto. Empezamos a reconocernos como buenx o malx, gordx o flacx, niño o niña. Así que seamos consciente de ello y eduquemos a nuestrxs pequeñxs para que sean personas sanas, libres e independientes. Sin miedo a sentir y a ser, ser ellxs mismxs. Estimulemos sus sentidos, demosles opciones y que sean ellxs quien elijan sus juegos y juguetes, su yo y sus vidas. Aprovecho para recordar y sensibilizar: el sexo de vuestrx hijx no tiene porque conincidir con su género, es algo que nadie se plantea cuando sus hijxs tienen esa edad, pero el o ella ya puede ser consciente de esto, en tu mano esta su felicidad, que se sienta comprendidx y arropadx. La confianza en los padres se empieza a forjar aquí, no les defraudes, no te defraudes, abre la mente y ve lo realmente importante de la vida, vivir feliz siendo quien eres y aportando tu granito de arena para que los tuyos lo sean.

La forma en que niños y niñas conciben y expresan su autoconcepto varia notablemente de una edad a otra en función del nivel de desarrollo cognitivo alcanzado en cada momento, como de las experiencias sociales.

Desarrollo psicológico y educación. 1. Psicología evolutiva (compilación de Jesús Palacios, Álvaro Marchesi y César Coll) Psicología y Educación. Alianza Editorial 2001 Madrid

En cuanto a la educación sexual, ya os he contado en varios post cómo la masturbación empieza a edades muy tempranas, aquí y aquí, y además no podemos perder de vista que en la edad en la que empieza, aún se esta creando el autoconcepto así que ojo a las explicaciones o regañinas tipo ” niña no te toques que eso es de guarras”. Como ya me habréis leído en más de una ocasión, la sexualidad hay que vivirla como algo natural que es inherente al ser humano. Que un buen desarrollo psico-sexual de un niñx va a ir de la mano de una buena educación sexual, la que cuando eres pequeñx te enseña amor propio, autoplacer, intimidad y otras cosas tan importantes como a decir NO. Una conducta inapropiada no es que tu hija sienta placer al rozar sus genitales, es que un adulto se acerque de manera inapropiada y ella se sienta mal como para pensar que tiene la culpa o que no tiene confianza para contar a las personas que la pueden proteger qué le esta pasando. Sólo me gustaría que reflexionéis sobre todo esto, que es lo suficientemente importante cómo para que te puedas plantear ver tu visión de educación sexual como algo más importante e inmediato.

Llegados a este punto, seguro que muchxs habéis vivido esto en vuestras propias carnes, porque las cifras que se esconden y que no salen a la luz es de casi un 20% de los menores sufren algún tipo de abuso sexual en su vida. Eso quiere decir que si este post lo leen unas mil personas alrededor de 200 verán rápidamente la importancia de lo que intento transmitir porque lo han vivido en sus propias carnes. Y al resto no tendría que costarles mucho entenderlo.

Déjame decirte algo. Durante toda la vida la sexualidad va cambiando y necesitamos los conocimientos necesarios para entender y afrontar el cambio psico y fisiológico  de cada etapa, para estar en armonía con nosotros mismos y con los demás. ¿Estas de acuerdo? Pues tú lo necesitas, pero tus hijxs también y este conocimiento tiene que ser lo más sincero y libre posible. Libre para que se adapte a quien eres o para que te permita ser, a ti y a ellxs. Y este conocimiento es más importante si cabe en las mujeres a las que se les ha ocultado y vetado deliberadamente la sexualidad y el acceso libre a ella.

Os lanzo una pregunta, ¿Cuando creéis que empieza realmente la educación diferenciada de la mujer? Pues yo a día de hoy estoy convencida que en la mayoría de los casos, quitando a los estupendos Brad y Angelina y unos poco más, la educación diferenciada de la mujer empieza la criatura, en el vientre de su madre embarazada deja ver sus genitales ante el ecógrafo. ¡Es niña! bienvenidos a Pinkworld (mundo rosa). Los mecanismos ancestrales patriarcales se ponen en marcha y todo el que conoce la noticia crea en su mente la imagen de lo que será su relación con la criatura y los aportes a su vida. Princesas, colores pastel, fragilidad, docilidad, obediencia… Una muñequita a la que cuidar y aleccionar como madresposa que simpre es mejor que ramera o bruja. Que no se salga del tiesto, que no quiera volar, ni tenga personalidad propia para que no tenga que enfrentarse a la sociedad, esta puta sociedad de borregos…

De pequeña yo siempre quería ir a pescar con mi padre, pero él no me dejaba. Hace un tiempo entendí porqué. Una niña es más delicada que un niño y por lo tanto si me la llevo de pesca junto con mi hijo, mi sobrino y mi cuñado tendré que estar pendiente de la niña y no es eso lo que me apetece, eso es lo que debería pensar mi padre cuando tenía una mañana de sábado libre para ir a pescar y yo decía quiero ir! quiero ir! quiero ir!

Unos años después, en plena adolescencia alguna vez, rara vez, mi padre expresaba las ganas que tenía de ir a pescar pero que no había encontrado con quien ir ese día, yo me moría de ganas de decirle yo voy contigo, pero estuve unos años que era yo la que no quería ir “le castigaba, me castigaba”.

Ahora, veinte años después, la pesca sigue siendo uno de los hobbys preferido de mi padre y a mi me sigue encantando y cada vez que puedo le propongo echar un día de pesca, porque lo que realmente me gustaba de ir de pesca con mi padre y lo que me sigue gustando es estar con él, disfrutar con él de su hobby y pasar tiempo con él.

Porqué os cuento esto, porque a mí lo que me gustaría si algún día me decido a tener un hijx es que las personas que quiero piensen en el/ella como persona y que independientemente de su sexo y género se imaginen haciendo cosas y compartiendo cosas con el/ella. No me gustaría que les condicionara su género ni su sexo. Que si algún día tengo una hija mi padre no quiera llevarla a pescar por ser niña o que si algún día tengo un hijo que este fuera tratado como un mini Chuck Norris porque se tiene que hacer un tipo duro y no una nenaza llorica.

Y así es como empieza la educación de la mujer, con un montón de ideales y estereotipos con un objetivo en el que centrarse, la niña futura mujer. Con una educación sexual que esta presente desde un principio con la distinción entre sexos y géneros. Porque no nos engañemos, todos sabemos que la educación de la mujer y la educación sexual de la mujer van de la mano desde el nacimiento, pero basta de restricciones machista, hagamoslo bien. Eduquemos mujeres libres y sanas que usen su energía en cambiar el mundo a mejor y no en conseguir entenderlo.

Miriam Gómez Galocha

De la Infelicidad a la Felicidad hay un paso: el Empoderamiento.

persigue tus sueños
Imagen de: Sara Fratini

 

Sí aún no sabes muy bien que es, eso de lo que cada vez se habla más, el Empoderamiento, no dejes de leer el post ¿Qué es el Empoderamiento Femenino? aquí.

Si hay algo que personalmente me “trastorna” es no poder ser yo misma. No alcanzo a asimilar la frustración que supondría para mí vivir en una constante siendo lo que otrxs quieren que sea.

Me da pena pensar que hay miles, millones de mujeres que a diario se sienten oprimidas y obligadas a ser, hacer y sentir lo que no son y no quieren ser, lo que les lleva a ser infelices.

La infelicidad es un camino muy corto hacia la depresión. Y la depresión es un estado de ánimo en el cual es muy fácil conseguir la sumisión y la subordinación de la mujer hacia la sociedad patriarcal.

Hablando con muchas mujeres te das cuenta como las historias se repiten una y otra vez, mismos patrones, mismos comportamientos. El yugo de la sociedad patriarcal acechando y sometiendo a toda mujer que pueda. Pero ellas no son conscientes de que su situación tiene una fácil solución, conseguir ser una mujer empoderada. Ser conscientes que el esfuerzo que supone ir contracorriente siempre tiene una recompensa, ser feliz por ser tú, hacerte fuerte ante los imprevistos y por supuesto, aprender a caer sin necesidad de que una sociedad patriarcal te recoja y hunda más.

Que ocurre cuando una mujer se deja llevar y de pronto se da cuenta que… eso no es lo que ella quería. Son:

Infelices madres, que nunca quisieron tener hijxs. Traumatizan su vida y la de un menor.

Infelices amas de casa que nunca les gusto las tareas del hogar. Cocinar, limpiar, coser…

Infelices mujeres que se convierten en siervas de sus maridos. Ni siquiera pensaron en casarse.

Infelices hijas que no quieren servir a sus padres/hermanos. Siguiendo la estricta estructura patriarcal de la cual la madre es parte conforme y activa.

Infelices amantes que se conforman con ser un segundo plato.

Infelices monjas que no pueden disfrutar de sus orgasmos.

En definitiva, Infelices, mujeres que no son felices porque no son ellas mismas.

Seguro que conoces a mujeres que encajan en estos perfiles cuyo comportamiento se puede “justificar” y cuyas consecuencias se podrían evitar a través del Empoderamiento Femenino.

En estos momentos en los que la sociedad, al menos en España, esta sufriendo un retroceso real de sus derechos y libertades, las mujeres ya están sufriendo de nuevo el azote de una estructura patriarcal, que nos cosifica, controla e intenta decidir por nosotras. Somos las primeras en ser excluidas del acceso al trabajo remunerado y se nos intenta meter en casa nuevamente, a tener hijxs, a ser la perfecta ama de casa y a depender económicamente de un hombre. Y por supuesto, no vamos a tener ni siquiera derecho a protestar por ello, ya se han encargado de crear la ley mordaza, para esto y para otras miles de injusticias sociales.

Mujeres del Universo, ha llegado la hora de empoderarse, cueste lo que cueste.

By Galocha

¿Qué es el Empoderamiento Femenino?

Aunque son varios los post que he dedicado ya al Empoderamiento Femenino, creo que sigue siendo necesario aportar definiciones del concepto de Empoderamiento Femenino.

Así tenemos que el Empoderamiento Femenino es:

Proceso por medio del cual las mujeres incrementan su capacidad de configurar sus propias vidas y su entorno, una evolución en la concientización de las mujeres sobre sí mismas, en su estatus y en su eficacia en las interacciones sociales”

Margaret Schuler.

Una mujer empoderada es aquella que ha realizado el proceso de conocerse, de romper sus barreras internas y de reconexión con su verdadera esencia. Dando lugar este proceso a una mujer que se conoce, que vive desde su autenticidad, sin copiar los modelos de poder establecidos y que vive su feminidad sin estereotiparla. En definitiva, una Mujer Empoderada es aquella que accede a su poder basándose en su verdadera esencia

Elvira Sanchez Muliterno

El empoderamiento es el conjunto de procesos vitales definidos por la adquisición o invención e interiorización de poderes que permiten a cada mujer o colectivo de mujeres, enfrentar formas de opresión vigentes en sus vidas (exclusión, discriminación, explotación, abuso, acoso, interiorización, infidelidad o traición, incapacidad para… depresión, auto devaluación, angustia por falta de oportunidades, medios, recursos o bienes, dificultades de salud extremas, etc.).

Decimos que una mujer o grupo de mujeres está empoderada, cuando esos poderes ya no le son externos, se le vuelve cuerpo y subjetividad, manera de ser y de vivir. Cuando cada mujer y cada grupo de mujeres defiende por sobre todas las cosas su cuerpo, sus recursos, sus capacidades, sus bienes, sus oportunidades, su mundo inmediato y mediato.

El empoderamiento de las mujeres no tiene nada que ver con una “revanchista” contra los hombres. Se requiere una transformación en el acceso de las mujeres tanto a la propiedad como al poder, lo cual transforma las relaciones de género y es una precondición para lograr la equidad entre hombres y mujeres.

Marcela Lagarde.

En wikipedia encontramos una definición neutra, para hombres y mujeres, sobre el termino empoderamiento.

El empoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de los individuos y las comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven. Generalmente implica el desarrollo en el beneficiario de una confianza en sus propias capacidades.

Wikipedia.

Son muchos lxs autorxs que hablan de un empoderamiento femenino individual y de uno colectivo.

El empoderamiento individual debe poner mayor fuerza en los procesos cognitivos, en el dominio y el control individual. es lo que siempre hemos llamado, “hacer las cosas por sí mismx”, ser autónomas, pero quizás les faltan conocimientos de las relaciones entre las estructuras de poder y se desconectan del amplio contexto sociopolítico, histórico o cooperativo: preocuparse por los demás… deben integrarse en un sentido más amplio.

El empoderamiento colectivo para poder conseguir cambiar las estructuras, que no es otra cosa que cambiar un poder dominante inadecuado.

Escuela de formación Feminista.

Y por último os pondré mi propia definición.

El Empoderamiento Femenino es el reconocimiento, aceptación y desarrollo del poder interno que cada mujer tiene. Sus propias capacidades, las que le definen y hacen única.

Como consecuencia de este autoconocimiento y desarrollo se produce una confianza y fortaleza  que hará que cada mujer, sea capaz de conseguir su emancipación personal a todos los niveles: espiritual, social, político y económico.

Cada mujer configurará su vida y su feminidad atendiendo a sus necesidades propias y no a los roles y estereotipos marcados y preestablecidos por la sociedad patriarcal dominante, siendo así, una mujer empoderada aquella capaz de romper los roles de género para ser fiel a sí misma.

Para que se produzca un empoderamiento colectivo es necesaria la siembra de empoderamiento individual y esa es mi verdadera intención. Empodera individualmente a muchas mujeres para que el empoderamiento colectivo fluya.

Miriam Gómez Galocha

Y hasta aquí el post de hoy, espero que con todas estas definiciones quede claro, al menos a grandes rasgos, el concepto de Empoderamiento Femenino.

By Galocha

Empoderamiento Femenino. El lado oculto de la educación.

¿Preparadxs para la vuelta a la rutina? Pues que mejor manera de volver que, replanteándote cuestiones básicas de existencia.

Hay una pregunta que intento contestar desde hace un tiempo, y que es la que me está ayudando en mi proceso de empoderamiento. ¿Cuánto de mí hay en mi vida? Para lxs intrépidxs que han contestado rápidxs sólo les pido un poco de reflexión sincera y honesta consigo mismx. Reflexión perdurable que tiene que empezar abriendo todos nuestros sentidos.

La situación actual de muchas mujeres en países como España representa un espejismo de libertad y decisión propia que no puede estar cada vez más lejos de la realidad (de hecho, ya no podemos ni decidir si queremos ser madres o no, ante un embarazo no deseado). ¿Somos realmente las mujeres educadas para ser libres? Rotundamente, No.

Somos educadas bajo una falsa libertad en la cual se nos hace dependientes, bastante sumisas y al mismo tiempo responsable de los demás; familia, hijxs, marido, padres mayores… Pero nuestra figura no es importante, o al menos eso es lo que se nos transmite, de manera que cualquier tiempo que dediquemos a los demás, será bien dedicado. El sentimiento de vacío que se crea en estas mujeres de plena dedicación entra en un círculo vicioso que sólo lo llena más dedicación a los demás.

Hay aspectos que se nos inculcan desde el más profuso amor y a través de las personas que más queremos y que siempre debemos de tener como referentes: nuestras madres y abuelas.

La educación de mujer servil es bastante sutil y pasa de generación en generación, en muchas casos, sin ni siquiera saberlo. Esas encantadoras abuelitas “de pueblo” que se han pasado la vida atendiendo a sus hermanos, a sus maridos, a sus hijos, a sus padres… muy posiblemente en el camino hayan sido ayudadas por sus hijas y nietas, si las han tenido, y han ido enseñándoles el papel que creen pertenece a una mujer.

Esas tiernas ancianas que no conocen otra vida ¿saben quiénes son? A lo largo de los años su verdadera identidad se ha confundido con su quehacer socialmente impuesto y voluntariamente aceptado.

A veces me pregunto ¿Qué sería de estas mujeres si entendieran la situación que están perpetuando? ¿Qué pasa si les quitas lo que ellas creen ser? ¿Les ayudas o les haces miserables sí les haces ver que su vida ha sido “un engaño”?

Si llegará el momeempoderamiento-yo decidonto de tener que enfrentarte a una situación en la que la educación a tu abuela o madre es necesaria para que tu hija no siga teniendo un referente femenino servil recuerda ser franca pero también delicada. Ellas no han tenido la opción de llegar a los conocimientos que tú has conseguido adquirir para salir del espiral. No es necesario que las adoctrines como feministas militantes, pero si como referentes válidos, y esto en algunos casos será realmente difícil. Pero no estás sola, recuerda que somos muchas las mujeres que trabajamos en esta línea y siempre puedes pedir ayuda!

El camino del empoderamiento es lento y a veces hasta tedioso. El motor que nos mueve tiene nuestro nombre y nosotras tenemos que grabarle a fuego nuestros apellidos, nuestra identidad real. No puede ser mejor la comodidad de mi zona de confort que, ser yo misma y hacer de mi vida lo que siento y necesito para ser feliz. La vida siempre tiene grandes sorpresas para las que no se conforman. ¡yo quiero la mía!

Con este post de hoy quiero que entendáis que el empoderamiento es algo más que una lucha feminista per se. Que todos los detalles son importantes y que ser consciente de ellos es la única forma que tenemos las mujeres para empoderarnos y conseguir con ello una libertad e igualdad real.

“No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo” Nelson Mandela.

Ahora os repito la pregunta pero de otra forma ¿Estás segurx de que tu vida representa quien eres realmente?

By Galocha