Human Sexual Response Masters y Johnson.

La sensación de que en lo sexual no avanzamos me provoca una gran tristeza e inquietud. El estudio de la sexualidad, que nos rodea en la actualidad, sigue siendo muy necesario. Como también sigue siendo muy necesario el estudio de lxs grandes sexólogxs que aportaron grandes descubrimientos como Masters y Johnson.

Los descubrimientos de Masters y Johnson nos permiten desmitificar falsas creencias como por ej: Es necesario que la gente conozca que no hay una dualidad, Orgasmo Vaginal vs Orgasmo Clitoreideo, estas eran las teorías, hoy más que obsoletas, de Freud, que, desgraciadamente, aún hoy persisten. Teorías que muestran una falsa realidad sobre el orgasmo de la mujer  (el orgasmo clitoreideo es inmaduro y el orgasmo vaginal lo tienen las mujeres maduras sexualmente), no existen dos tipos de orgasmo como bien demostraron Masters y Johnson y esta es la información que hay que estudiar, difundir y transmitir”

Trás el éxito de la serie Master of Sex, son muchas las personas que se han interesado por los libros de Masters y Johnson, aunque también son muchas las personas que ni siquiera saben que es una serie basada en hechos reales.

Tengo la suerte de haberme hecho con una primera edición de su primer libro, Human Sexual Response,  que fue el resultado de una investigación pionera de casi una década.

HumanSexualResponsePortada

Fue en 1966 cuando Masters y Johnson revolucionaro en mundo con su libro Human Sexual Response. Libro que fue escrito para uso profesional y con un lenguaje técnico. Aún así se convirtió en un best seller con más de 300 mil libros distribuidos en 1970.

En este libro nos explican cómo nuestros cuerpos vibran, sudan y se excitan mientras practicamos sexo. El mensaje más importante que se daba era que la sexualidad femenina es muy potente y que las mujeres somos capaces de sentir y disfrutar mucho de nuestra sexualidad. Ya hablaban de la capacidad de tener multiorgasmos.

capituloshumansexualresponse

Hoy comparto con todxs vosotrxs el Prólogo de este magnífico ejemplar en, versión original, inglés.

In view of the pervicacious gonadal urge in human beings, it is not a little corious that science develops its sole timidity about the pivotal point of the physiology of sex. Perhaps this avoidance… not of the bizarre and the extreme, the abnormal and the diseased, but of the normal usages and medial standards of mankind… perhaps this shyness is begotten by the certainty that such study cannot be freed from the warp of personal experience, the bias of inidividual prejudice, and, above all, from the implication of prurience. and yet a certain mesasure of opprobrium would not  be too great a price to pay in order to rid ourselves of many phallic fallagraphic pseudoscience lose foree unless we ourselves issue succinct statistics and physiologic summaries of what we finde to be average and believe to be normal, and unless we offer in place of the prolix mush of much sex literature the few pages necessary for a satnadard of instruction covering sex education. considering the incorrigilbe marriage habit of the race, it is not unreasonable to demand of preventive medicine a placer for a littele section of conjugal hygiene that might do its par to invest with dignity certain processes of love an begetting.

forty years ago Dickinson issued this challegne in the pages of the Journal of the American Medical Association, an for foty years medicine steadfastly has refused to accept the callenge. Sicencie´s “sole timidity” has not gone unnoticed either withini or withoiut the profession. golden has called attention to the esults of medicine´s refusal to accept its responsibility: “Dosse,omatopm pf sexiañ omfpr,atopm bu ñau aitjprotoes jas beem empr,pisñu ñicratove- Tje ñire of pornography serves to emphasize the tremendous need for sexual details of the most basic type”.

If the current tentative approach to sex education is to achieve the widespread popular support it deserves, there must be physilogic fact rather than phallic fallacy to teach. During the past five years, Lief has highlighted repeatedly the consistent refusal of medical schools in this country to instructu in human sexual physiology, and, in doing so, he personally has been responsible for the most sweeping change in medical curriculum developed in the last two decades. Calderone has taken a pioneer step in sex education at both lay and professional levels with the debelopment of the Sex Information and Education Council of the United States. Both of these physicians habe given positive support to the growing demad that medicine accept its responsibility and educate its own, young and old alike. as in all things, there must be some way to teach the teachers.

nor have the behavioral sciences failed to note and to reject sciences´s sole timidity. freud was well aware that his hypotheses lacked fundamental physiologic support when he wrote “It should be made quite clear that the uncertainty of our speculation has been greatly increased by the necessity of borrowing from the Science of Biologý. Biology is truly a land of unlimited possibilities. We may expect it to five us the most surprising information and we cannot guess what answers it will return in a few dozen years to the questions we have put to it. They may be a kind which will blow away the whole of our artificial structure of hypothesis.”

If problems in the complex field of human sexual behavior are to be attacked successfully, psychologic theory and sociologic concept must at times finde support in psychologic fact. Without adequate support from basic sexual physiology, much of pshychologic teory will remain theory and much of sociologic concept will remain concept.

There is every evidence from rapidly increasing individual and community-oriented pleas for aid, directe to all counseling resources, that the greatest sinfle cause for family-unit destruction and divorce in this country is a fundamental sexual inadequancy within the marital unit. kirkendall has stated that “if traditional morality no longer serves as a curb, neither does fear of consequence.” How can biologist, behaviorists, theologians, and educators insist in good conscience upon the continued existence of a massive state of ignorance of human sexual response, to the detriment of the well-being of millions of indiciduals? Why must the basics of human sexual physiology create such hig levels of personal discomfort amnog the very men and women who are responsible for guiding our culture? Theere is no man or woman who does not face in his or her lifetime the concerns of sexual tensions. can that one facet of our lives affecting more people in more ways tan any other physiologic esponse other tan those necessary to our very existence, be allowed to continue without benefit of objective, scientific analysis?

Why then must science and scientist continue to be governed by fear-fear of public opinion, fer of social consequence, fear of religious intolerance, fear of political pressure, and , above al, fear of bigotry and prejudice-as much within as without the profesional world?

van de velde and Dickinson first dared to investigate and to write of sexual physiology. yet they were forcet to wair until the twilinght of their professional careers before challenging public and professional opinion. Obviously, the were shocked when, aside from the expected opprobrium and implication of prurience, the biologic and behavioral sciences emphatically, shut the door of investigative objectivity. Possibly history will record as Kinsey´senabled him to put his foor firmly in this door despite counterpressures that would have destroyed a lesser man.

This text represents the first step, a faltering step at best, but al least a first step toward an open door policy. the door of investigative objectivity must not be closed again.

W.H.M.

V.E.J.

ST. Louis

 

By Galocha

Anuncios

Rompiendo mitos sexuales. Masters y Johnson.

Masters and Johnson

Descubriendo a Virginia Johnson II

Como decíamos en el anterior post, descubriendo a Virginia Johnson, es muy difícil hablar de Johnson sin hablar de Masters.

Antes de entrar de lleno en la parte profesional que los une indiscutiblemente, hablaremos de la parte personal.

Ya adelantábamos ayer que fue el mismo doctor Masters el que se fijó en Johnson y le propuso trabajar como investigadora asociada. Lo que aún no os he contado es el rumor que dice que, durante el desarrollo de esta investigación Masters y Johnson mantuvieron relaciones sexuales para ser ellos también sujetos de la investigación. Las malas lenguas dicen que fue Masters el que convenció a Johnson de que tener relaciones sexuales era parte del trabajo. Personalmente creo que no hay que victimizar, no estamos hablando de cualquier mujer, es ¡Virginia Johnson! Conocedora y defensora de la sexualidad femenina y como tal ella vivió su vida acorde a sus pensamientos.

Con el tiempo Masters y Johnson se convirtieron en amantes y Masters se divorció, después de la publicación en 1970 de libro Insuficiencia sexual humana, para casarse con Johnson en 1971. En el año 1973 ya como matrimonio fundaron el Instituto Masters & Johnson en St. Louis que fue el centro de sus investigaciones.

En 1990 Johnson estaba entregada a los cuidados de Masters que tenía un importante bajón de salud. El 19 de Febrero de 1992 Johnson anunció que después de 20 años su tercer matrimonio había llegado al fin. Los motivos que se ofrecieron públicamente fueron: diferentes puntos de vista sobre el trabajo y la jubilación. Tras el divorcio, Johnson continuó su trabajo de forma independiente y tomó la mayor parte de los registros del instituto. El Instituto se cerro en 1994 y entonces Virginia fundó y dirigió el Virginia Johnson Masters Learming Center que se dedicó a la solución de disfunciones sexuales.

Ahora haré un repaso por su obra profesional que es simplemente excepcional.

1966 La Respuesta Sexual Humana.

En este primer trabajo conjunto de Master y Johnson se reflejan los resultados de una investigación de casi una década. Johnson fue una pieza clave, ella convenció a varios cientos de mujeres y hombres de su entorno para que participaran en ella.

El lenguaje de este primer libro era muy técnico ya que en un principio estaba pensado y dirigido a profesionales, pero esto no impidió que tuviera una gran acogida y se convirtiera en un best seller.

En este libro nos explican cómo nuestros cuerpos vibran, sudan y se excitan mientras practicamos sexo. El mensaje más importante que se daba era que la sexualidad femenina es muy potente y que las mujeres somos capaces de sentir y disfrutar mucho de nuestra sexualidad. Ya hablaban de la capacidad de tener multiorgasmos.

A partir de este libro un chic cambio en la sociedad, ahora en los medios de comunicación el sexo interesaba. Masters y Johnson hicieron acto de presencia en TV en radio y en revistas.

A partir de esta publicación aumentó también el interés por las revistas para mujeres de incluir artículos sobre la sexualidad que aparecían en el libro de Masters y Johnson.

Todas esta divulgación creo en la sociedad un gran interés por la terapia sexual. Las parejas se acercaban a consulta para someterse a una terapia sexual intensiva que además luego tendría un seguimiento durante años.

1970 Insuficiencia Sexual Humana

A raíz del éxito conseguido en su primer libro y debido a la gran cantidad de parejas que empezaron a acudir a la consulta de Masters y Johnson, pudieron dedicarse a la investigación y a la terapia sexual, ofreciendo a las parejas soluciones y pautas para corregir y solucionar sus problemas más íntimos. Gracias a este trabajo directo con los Pacientes, se obtuvieron datos fisiológicos que facilitaron la creación de nuevos conocimientos y la desmitificación de falsas creencias, como el concepto que tenía Freud sobre el orgasmo vaginal como  respuesta sexual de una mujer madura.

Una de las conclusiones de este segundo best seller fue que los problemas sexuales son más culturales que fisiológicos o psicológicos. Y a raíz de este libro también nacerá una generación de profesionales que difundirán la terapia sexual moderna.

1975 Más allá del Placer

A Virginia le preocupaba mucho que la información, que había ofrecido en sus anteriores libros, fuera utilizada de manera fría para la práctica de un sexo vacío, por ello, llegó este libro en el que hablaban del compromiso y la fidelidad en la pareja como base para una unión sexual estable y duradera. Este libro se escribió en un lenguaje menos técnico puesto que iba dirigido a un público no profesional, lo que no quita que parte de las teorías de este libro eran transmitidas también a los profesionales que ellos formaban.

1979 Homosexualidad en perspectiva.

Este libro fue fruto de una investigación de diez años en los cuales se investigo a 300 homosexuales, hombres y mujeres. Este libro genero muchas críticas, no fue de gusto de ninguna de las partes. Por un lado Masters y Johnson ofrecían terapia a los homosexuales que querían “curarse”, cosa que provocó un gran malestar en este colectivo. Durante sus investigaciones llevaron a terapia a 67 homosexuales que querían cambiar sus preferencias sexuales y después de una terapia intensiva sólo el 35% de ellos no lo consiguieron. Por otro lado Masters y Johnson reconocían a los homosexuales los mismos derechos que a los heterosexuales cosa que tampoco gusto. A nivel físico o biológico, la respuesta sexual y la estimulación es igual en homosexuales que en heterosexuales y por lo tanto en consulta médica el trato tiene que ser el mismo.

Una de las principales conclusiones que sacaron Masters y Johnson en este controvertido libro era que: “La homosexualidad no es una enfermedad física o psíquica, ni un desorden genético, sino una forma de Comportamiento aprendido, similar a la heterosexualidad. 

En este libro también hay una aparatado para la bisexualidad.

1988 El comportamiento heterosexual en la era del sida.

Este libro fue muy polémico ya que advertía de la posible propagación del virus del VIH entre heterosexuales a gran velocidad si no se ponían medios para ello. Declaraciones como las de que el virus podía contagiarse en el asiento de un baño hizo que la comunidad médica cuestionara su estudio y que le acusaran de la siembra de la histeria colectiva. Al tener al colectivo médico en su contra, se redujo la cantidad de pacientes que asistían a su clínica.

Las obras que cito son las 5 más importante que tienen Masters y Johnson, y por supuesto todas serían dignas de estudio individual para poder hacer una mejor valoración. De lo que no cabe duda es de que todas ellas daban puntos de vista nuevos que rompían falsas creencias y que en muchos casos hacían “libre”, sexualmente hablando, al ser humano, independientemente de cual fuera su sexo o su tendencia sexual.

Una vez hecho un repaso por su vida y obra sólo me queda deciros que no os perdáis el próximo post: La gran sexóloga, Virginia Johnson.

Descubriendo a Virginia Johnson.

Virginia Johnson

El pasado 25 de Julio se hacía pública la triste noticia de que nos dejaba una de las grandes mujeres de la Historia de la Sexología, Virginia Johnson moría a los 88 años de edad. Desde entonces tenía previsto hacerle un pequeño homenaje en forma de post y hoy os presento el primero de la trilogía.

Para quien no la conozca, me gustaría presentaros a una gran mujer. Inteligente, luchadora y valiente en su vida privada, cualidades que utilizó también en su dimensión profesional y que le llevó a ser una pieza clave de la Historia de la Sexología a nivel mundial.

El 11 de Febrero de 1925 nacía Virginia Eshelman Johnson en Springfield, Missouri. Estudiante superdotada adelantó y salto varios grados en la escuela. La música le apasionaba y estudió piano y voz.

A Johnson, cuyo nombre artístico fue Virginia Gibson, le encantaba cantar. Su madre que era una mujer importante en el comité de estado republicano, le presentó a muchos funcionarios y ella solía cantar para ellos, lo que hizo que consiguiera un trabajo como cantante de música country en la radio KWTO de Springfield.

A principios de 1940 contrajo matrimonio por primera vez con un político de Missouri, él era abogado y mucho mayor que ella lo que hizo que este matrimonio fuera fugaz.

En el periodo comprendido entre 1947 y 1951 Virginia Johnson estudió en el conservatorio de Música de Kansas City y se convirtió en escritora para el St. Louis DailyRecord. Y ya en 1951 trabajó brevemente en el equipo de marketing de KMOx-TV.

Su segundo matrimonio llego el 13 de Junio de 1950, esta vez fue con George V. Johnson un estudiante de ingeniería y el líder de una banda de baile. Ella cantó con la banda hasta que dio a luz a su segundo hijo. Este segundo matrimonio tampoco le funcionó y en 1956 se divorciaban quedándose Virginia al cargo de sus dos hijos.

Cuando se habla de Virginia Johnson siempre se hace referencia a ella como psicóloga, y yo no dudo de que lo era, aunque nunca termino la carrera. En 1956 ella contemplo volver a la universidad para obtener el título y encontró un trabajo en la oficina de empleo de la Universidad de Washington. Fue allí donde conoció al hombre que marcaría el resto de su vida tanto personal como profesionalmente, William Howell Masters.

Master y Johnson

Hablar de Johnson es difícil sin hablar de Masters ya que sus éxitos conjuntos, sus publicaciones y sus estudios han sido de gran trascendencia mundial.

En enero de 1957 fue el profesor Masters el que eligió personalmente a Johnson para trabajar como investigadora asociada por ser una mujer madura, extrovertida, inteligente y madre. Pronto destacó y se convirtió en parte indispensable de la investigación.

Virginia tenía un “don de gente” que hacía que el trato fuera fácil, incluso tratándose de sexo. No nos olvidemos de que estamos hablando de los años ´60 donde solo hablar de sexo ya era tabú. Son muchos los que piensan que sin ella muchas de las investigaciones no se habrían llevado a cabo ya que toda investigación necesita de sujetos dispuestos a hacerlas y esos sujetos tienen que estar motivados y receptivos para ser dejarse investigar, y allí estaba ella para conseguirlo.

Fue en 1966 cuando Masters y Johnson revolucionaro en mundo con su libro Human Sexual Response. Libro que fue escrito para uso profesional y con un lenguaje técnico. Aún así se convirtió en un best seller con más de 300 mil libros distribuidos en 1970.

La respuesta fue muy positiva y les querían en conferencias, tertulia… etc. Aparecieron en programas de televisión como Today de la NBC y Stage 67 de la ABC. También se les pudo ver en revistas como Time.

Si quieres seguir leyendo sobre la vida y obra de Virginia Johnson no te pierdas el post Rompiendo Mitos Sexuales. Masters y Johnson. y La gran sexóloga, Virginia Johnson.