La complejidad de la sexualidad femenina

La complejidad de la sexualidad femenina no es más que una invención del hombre al que le falta conocimiento e interés y el cual tiene una visión muy limitada del sexo femenino.

¿Qué dirías que estas viendo en esta imagen? Por favor, tómate cinco segundos antes de leer la respuesta.

Científico estudiando la complejidad de la sexualidad femenina
Fuente: http://neweconomics.net.nz/index.php/tag/governance-reform/

¿Ya?

¿Lo viste claro?

¿No?

Tómate otros cinco segundos, porque es bastante evidente y te dará vergüenza tener que reconocer que lo has tenido que leer.

¿Ya?

Lo sabía! Sabía que lo ibas a acertar! Quien no vería que este señor es uno de los científicos etéreos que se preocupan desde hace años en desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.

Por favor léase con ironía y buen humor. Enseguida entenderéis porque digo esto.

Lo que pretendo con el post de hoy es que aprendamos a hacer otras lecturas de lo que hasta ahora se sigue viendo como normal, pero que no lo es. Para empezar porque lo normal no existe. Hay que denunciar y desmontar los artículos de poca calidad que perpetúan modelos de sexualidad femenina pobre y represiva.

Esta es la frase concreta que me inspiro para escribir este post:

“Mientras que la mayoría de los varones alcanza el orgasmo con suma facilidad a través de la penetración, la sexualidad femenina es mucho más compleja y suele requerir otro tipo de prácticas al margen del coito. Por esta razón, desde hace años, científicos de diversas áreas se han afanado por desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.”

No pongo el enlace porque el artículo no merece nada la pena y sé que vuestro tiempo es muy valioso.

¿Qué veo yo detrás de esas palabras?

Frase 1: Mientras que la mayoría de los varones alcanza el orgasmo con suma facilidad a través de la penetración, la sexualidad femenina es mucho más compleja y suele requerir otro tipo de prácticas al margen del coito.

Esta frase a una mayoría le parecerá correcta de primeras. Pero, ¡Que no os engañen! Lleva detrás la arcaica referencia de la sexualidad masculina como unidad de medida con la que se puede comparar todo. Por un lado esta lo masculino y fácil por otro lo femenino y complejo. O también se puede traducir como: por un lado está lo que nos hemos molestado en conocer, que para eso somos nosotros los que investigamos, lo masculino. Y por otro lado está de lo que no tenemos ni idea, lo femenino. Pero no podemos decir que no tenemos ni idea, así que, diremos que es complejo.

Seguro que si hablamos con Sheldon Cooper, el protagonista de la serie de TV The Big Bang Theory, la teoría de cuerdas no es compleja. Todo es cuestión de interés y conocimientos. La complejidad suele ir acompañada de ignorancia.

Escribir de sexo requiere un mínimo de conocimiento acerca de lo que se escribe. Decir que la sexualidad femenina es compleja porque para el orgasmo necesita otras prácticas al margen del coito es seguir pensando que el sexo es sólo coito. Coitocentrismo que se llama. Si tu visión de la sexualidad es amplia y diversa no pones como referente de placer el coito y menos aún si hablas de sexualidad femenina.

Si nosotras no tenemos orgasmos, no es porque seamos complejas es por falta de conocimiento. Y no, no creo que el hombre tenga que ser responsable del placer de la mujer. Si no tenemos orgasmos es porque no sabemos cómo, porque no nos conocemos o porque nuestras parejas no nos conocen. O una buena mezcla de todo.

Una de las consultas más frecuentes de las mujeres es cómo conseguir orgasmos. Y el procedimiento es siempre el mismo. Conócete, mastúrbate y empieza a conseguir orgasmos por ti misma. Luego traslada esos conocimientos a tu pareja.

Me gustaría puntualizar que en este post contemplo sobre todo parejas heterosexuales con el binomio hombre-mujer porque es dónde suele haber más desconocimiento. Y aunque generalizar es mentir, en las parejas lésbicas existe un mayor conocimiento e interés sobre la sexualidad de la compañera. 

Muchas mujeres cargamos con la “culpa” de no conseguir orgasmos, nos acostumbramos, nos parece normal e incluso aprendemos a fingirlos. Y este tipo de frases, como las que analizo ahora, son las que fomentan y justifican estos comportamientos. Porque somos tan complejas que… qué le vamos a hacer. Y repito que yo creo que cada cual es responsable de su placer pero, necesitamos repartir herramientas de conocimiento para que, las mujeres, las que nos podamos sentir identificadas con nuestro abandono personal por el placer, podamos descubrir un nuevo mundo de gozo y orgasmos, una sexualidad más allá de la medida masculina. Y creedme cuando os digo que todos y todas saldríamos ganando. 

Tenemos una sexualidad muy rica y diversa que hasta hoy no se está empezando a conocer, respetar y fomentar. No se trata de hacer cambios revulsivos, ni de poner nuestro mundo patas arriba. Se trata de ir mejorando nuestra sexualidad mediante el autoconocimiento y el respeto a uno mismo y a los demás.

¿Queréis un ejemplo práctico?

A continuación os pongo una imagen básica del clítoris que todas las mujeres deberíamos saber dibujar. Pero, la realidad es que es una imagen desconocida por un porcentaje altísimo, no me atrevería a dar cifras y me da pena solo pensarlo. El clítoris, que es la principal fuente de placer de la sexualidad femenina, es el gran olvidado. ¿Alguien cree que si los hombres tuvieran clítoris éste no sería mundialmente conocido?

Imagen de Clítoris
Fuente: @Citlapi

Seguimos analizando el texto.

Frase 2. Por esta razón, desde hace años, científicos de diversas áreas se han afanado por desentrañar los misterios que se ciñen sobre la fisiología femenina.

Con esto nos quieren decir, tranquilas chicas que aunque sois muy complejas, estamos en ello. Vosotras seguir intentándolo que nosotros os estudiamos, eso si, sin preguntaros. Una vez más nos calman, porque claro, a ver si vamos a querer ponernos nosotras mismas a conocer nuestros cuerpos, a investigar. A ver si vamos ahora a querer ser científicas o a trabajar en la sexología femenina. A ver si vamos a recuperar saberes de ginecología natural mucho más respetuosa con nuestros cuerpos y las farmacéuticas lo van a lamentar.

Y perdonadme por repetirlo, pero de verdad alguien piensa que si por ejemplo, la figura del clítoris fuera masculina no sería mucho más importante y habría sido objeto de miles, millones de estudios desde el principio de los tiempos. Lo que me recuerda un texto muy bueno de Gloria Steinem ¿Qué pasaría si los hombres menstruaran?

En los mensajes que recibimos las mujeres a diario se nos recuerda lo complicadas que somos. Se nos desalienta porque es mejor crear un sentimiento de derrota, de hastío y que así puedan controlarnos a través del fracaso y el miedo.

El conocimiento es poder y conocernos nos hace libres. Y por desgracia no a todos interesa que la mujer sea realmente libre. Les interesa que creamos que lo somos, que creamos que podemos elegir, pero la realidad es muy distinta como nos dice Ana de Miguel en su libro “Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección.” El cual os recomiendo.

Si le preguntamos a una mujer que conoce su cuerpo, cuanto tardaría en conseguir un orgasmo si lo quiere hacer de una manera rápida, posiblemente te diría entre 3 y 5 minutos. Un hombre que conoce bien a su pareja, es también capaz de conseguir que ésta tenga un orgasmo de manera rápida y eficaz, si eso es lo que desean. Si no sabemos cómo conseguir un orgasmo o como hacer que nuestra pareja lo tenga es porque necesitamos conocimientos básicos de sexualidad y más comunicación. Y no pasa nada, no es malo tener que aprender, lo malo es creer que lo sabemos todo cuando no es así y no querer ampliar nuestros conocimientos.

Cuando alguien tiene un amplio conocimiento sexual y ha desarrollado su inteligencia sexual empieza a salir de la visión coitocentristas de la sociedad. Su visión es más rica y amplia y es capaz de disfrutar del sexo en toda su plenitud. El coito es una parte casi anecdótica, los preliminares no existen y tienen todo un mundo sexual por descubrir y disfrutar.

Hoy me siento generosa y me gustaría que si algún científico que esté estudiando la materia me lee se ponga en contacto conmigo para avanzar en los conocimientos de la sexualidad femenina. Me ofrezco como sujeto de estudio.

Mientras tanto, mientras esperamos esos avances os voy a dar claves básicas para empezar a mejorar la sexualidad femenina. Tanto en pareja como de manera individual. La base de una inteligencia sexual es que cada persona pueda reconocerse y respetarse por lo que es. No vamos a medirnos por algo externo a nosotras, vamos a conocernos por lo que sentimos que somos. Esto que es el pilar básico apenas se respeta, porque por todos lados tenemos indicaciones,normas o guías de cómo tenemos que ser y sentir por el hecho de ser mujeres. Ojo, que a los hombres también le pasa eh,  y tampoco es fácil para ellos, pero hoy hablamos de mujeres.

La sexualidad femenina tratada de una forma natural y respetuosa, eliminando tabúes, desterrando miedos y explicada de una manera objetiva sin intereses ocultos (políticos o religiosos), crea mujeres fuertes y empoderadas con una inteligencia sexual con potencial para desarrollarse. Y éste, tendría que ser el fin último de toda educación sexual

Todo esto se consigue dándote permiso a ser lo que sientes. Impartiendo los conocimientos sobre anatomía y fisiología de una manera objetiva. Promoviendo la autoestima y el respeto a una misma. Permitiendo experimentar y sentir su propia sexualidad. Ofreciendo un lenguaje nuevo, no sexista con el que pueda expresarse. Un lenguaje en el que pueda reconocerse. Y sobre todo eliminando los mensajes que nos dicen qué tenemos que sentir o dejar de sentir en cada momento.

Espero os haya gustado, si es así comparte y ayuda a que llegue a muchas mujeres para que empecemos a abrir los ojos.

Miriam Gómez

Anuncios

Rompiendo mitos sexuales. Masters y Johnson.

Masters and Johnson

Descubriendo a Virginia Johnson II

Como decíamos en el anterior post, descubriendo a Virginia Johnson, es muy difícil hablar de Johnson sin hablar de Masters.

Antes de entrar de lleno en la parte profesional que los une indiscutiblemente, hablaremos de la parte personal.

Ya adelantábamos ayer que fue el mismo doctor Masters el que se fijó en Johnson y le propuso trabajar como investigadora asociada. Lo que aún no os he contado es el rumor que dice que, durante el desarrollo de esta investigación Masters y Johnson mantuvieron relaciones sexuales para ser ellos también sujetos de la investigación. Las malas lenguas dicen que fue Masters el que convenció a Johnson de que tener relaciones sexuales era parte del trabajo. Personalmente creo que no hay que victimizar, no estamos hablando de cualquier mujer, es ¡Virginia Johnson! Conocedora y defensora de la sexualidad femenina y como tal ella vivió su vida acorde a sus pensamientos.

Con el tiempo Masters y Johnson se convirtieron en amantes y Masters se divorció, después de la publicación en 1970 de libro Insuficiencia sexual humana, para casarse con Johnson en 1971. En el año 1973 ya como matrimonio fundaron el Instituto Masters & Johnson en St. Louis que fue el centro de sus investigaciones.

En 1990 Johnson estaba entregada a los cuidados de Masters que tenía un importante bajón de salud. El 19 de Febrero de 1992 Johnson anunció que después de 20 años su tercer matrimonio había llegado al fin. Los motivos que se ofrecieron públicamente fueron: diferentes puntos de vista sobre el trabajo y la jubilación. Tras el divorcio, Johnson continuó su trabajo de forma independiente y tomó la mayor parte de los registros del instituto. El Instituto se cerro en 1994 y entonces Virginia fundó y dirigió el Virginia Johnson Masters Learming Center que se dedicó a la solución de disfunciones sexuales.

Ahora haré un repaso por su obra profesional que es simplemente excepcional.

1966 La Respuesta Sexual Humana.

En este primer trabajo conjunto de Master y Johnson se reflejan los resultados de una investigación de casi una década. Johnson fue una pieza clave, ella convenció a varios cientos de mujeres y hombres de su entorno para que participaran en ella.

El lenguaje de este primer libro era muy técnico ya que en un principio estaba pensado y dirigido a profesionales, pero esto no impidió que tuviera una gran acogida y se convirtiera en un best seller.

En este libro nos explican cómo nuestros cuerpos vibran, sudan y se excitan mientras practicamos sexo. El mensaje más importante que se daba era que la sexualidad femenina es muy potente y que las mujeres somos capaces de sentir y disfrutar mucho de nuestra sexualidad. Ya hablaban de la capacidad de tener multiorgasmos.

A partir de este libro un chic cambio en la sociedad, ahora en los medios de comunicación el sexo interesaba. Masters y Johnson hicieron acto de presencia en TV en radio y en revistas.

A partir de esta publicación aumentó también el interés por las revistas para mujeres de incluir artículos sobre la sexualidad que aparecían en el libro de Masters y Johnson.

Todas esta divulgación creo en la sociedad un gran interés por la terapia sexual. Las parejas se acercaban a consulta para someterse a una terapia sexual intensiva que además luego tendría un seguimiento durante años.

1970 Insuficiencia Sexual Humana

A raíz del éxito conseguido en su primer libro y debido a la gran cantidad de parejas que empezaron a acudir a la consulta de Masters y Johnson, pudieron dedicarse a la investigación y a la terapia sexual, ofreciendo a las parejas soluciones y pautas para corregir y solucionar sus problemas más íntimos. Gracias a este trabajo directo con los Pacientes, se obtuvieron datos fisiológicos que facilitaron la creación de nuevos conocimientos y la desmitificación de falsas creencias, como el concepto que tenía Freud sobre el orgasmo vaginal como  respuesta sexual de una mujer madura.

Una de las conclusiones de este segundo best seller fue que los problemas sexuales son más culturales que fisiológicos o psicológicos. Y a raíz de este libro también nacerá una generación de profesionales que difundirán la terapia sexual moderna.

1975 Más allá del Placer

A Virginia le preocupaba mucho que la información, que había ofrecido en sus anteriores libros, fuera utilizada de manera fría para la práctica de un sexo vacío, por ello, llegó este libro en el que hablaban del compromiso y la fidelidad en la pareja como base para una unión sexual estable y duradera. Este libro se escribió en un lenguaje menos técnico puesto que iba dirigido a un público no profesional, lo que no quita que parte de las teorías de este libro eran transmitidas también a los profesionales que ellos formaban.

1979 Homosexualidad en perspectiva.

Este libro fue fruto de una investigación de diez años en los cuales se investigo a 300 homosexuales, hombres y mujeres. Este libro genero muchas críticas, no fue de gusto de ninguna de las partes. Por un lado Masters y Johnson ofrecían terapia a los homosexuales que querían “curarse”, cosa que provocó un gran malestar en este colectivo. Durante sus investigaciones llevaron a terapia a 67 homosexuales que querían cambiar sus preferencias sexuales y después de una terapia intensiva sólo el 35% de ellos no lo consiguieron. Por otro lado Masters y Johnson reconocían a los homosexuales los mismos derechos que a los heterosexuales cosa que tampoco gusto. A nivel físico o biológico, la respuesta sexual y la estimulación es igual en homosexuales que en heterosexuales y por lo tanto en consulta médica el trato tiene que ser el mismo.

Una de las principales conclusiones que sacaron Masters y Johnson en este controvertido libro era que: “La homosexualidad no es una enfermedad física o psíquica, ni un desorden genético, sino una forma de Comportamiento aprendido, similar a la heterosexualidad. 

En este libro también hay una aparatado para la bisexualidad.

1988 El comportamiento heterosexual en la era del sida.

Este libro fue muy polémico ya que advertía de la posible propagación del virus del VIH entre heterosexuales a gran velocidad si no se ponían medios para ello. Declaraciones como las de que el virus podía contagiarse en el asiento de un baño hizo que la comunidad médica cuestionara su estudio y que le acusaran de la siembra de la histeria colectiva. Al tener al colectivo médico en su contra, se redujo la cantidad de pacientes que asistían a su clínica.

Las obras que cito son las 5 más importante que tienen Masters y Johnson, y por supuesto todas serían dignas de estudio individual para poder hacer una mejor valoración. De lo que no cabe duda es de que todas ellas daban puntos de vista nuevos que rompían falsas creencias y que en muchos casos hacían “libre”, sexualmente hablando, al ser humano, independientemente de cual fuera su sexo o su tendencia sexual.

Una vez hecho un repaso por su vida y obra sólo me queda deciros que no os perdáis el próximo post: La gran sexóloga, Virginia Johnson.

Descubriendo a Virginia Johnson.

Virginia Johnson

El pasado 25 de Julio se hacía pública la triste noticia de que nos dejaba una de las grandes mujeres de la Historia de la Sexología, Virginia Johnson moría a los 88 años de edad. Desde entonces tenía previsto hacerle un pequeño homenaje en forma de post y hoy os presento el primero de la trilogía.

Para quien no la conozca, me gustaría presentaros a una gran mujer. Inteligente, luchadora y valiente en su vida privada, cualidades que utilizó también en su dimensión profesional y que le llevó a ser una pieza clave de la Historia de la Sexología a nivel mundial.

El 11 de Febrero de 1925 nacía Virginia Eshelman Johnson en Springfield, Missouri. Estudiante superdotada adelantó y salto varios grados en la escuela. La música le apasionaba y estudió piano y voz.

A Johnson, cuyo nombre artístico fue Virginia Gibson, le encantaba cantar. Su madre que era una mujer importante en el comité de estado republicano, le presentó a muchos funcionarios y ella solía cantar para ellos, lo que hizo que consiguiera un trabajo como cantante de música country en la radio KWTO de Springfield.

A principios de 1940 contrajo matrimonio por primera vez con un político de Missouri, él era abogado y mucho mayor que ella lo que hizo que este matrimonio fuera fugaz.

En el periodo comprendido entre 1947 y 1951 Virginia Johnson estudió en el conservatorio de Música de Kansas City y se convirtió en escritora para el St. Louis DailyRecord. Y ya en 1951 trabajó brevemente en el equipo de marketing de KMOx-TV.

Su segundo matrimonio llego el 13 de Junio de 1950, esta vez fue con George V. Johnson un estudiante de ingeniería y el líder de una banda de baile. Ella cantó con la banda hasta que dio a luz a su segundo hijo. Este segundo matrimonio tampoco le funcionó y en 1956 se divorciaban quedándose Virginia al cargo de sus dos hijos.

Cuando se habla de Virginia Johnson siempre se hace referencia a ella como psicóloga, y yo no dudo de que lo era, aunque nunca termino la carrera. En 1956 ella contemplo volver a la universidad para obtener el título y encontró un trabajo en la oficina de empleo de la Universidad de Washington. Fue allí donde conoció al hombre que marcaría el resto de su vida tanto personal como profesionalmente, William Howell Masters.

Master y Johnson

Hablar de Johnson es difícil sin hablar de Masters ya que sus éxitos conjuntos, sus publicaciones y sus estudios han sido de gran trascendencia mundial.

En enero de 1957 fue el profesor Masters el que eligió personalmente a Johnson para trabajar como investigadora asociada por ser una mujer madura, extrovertida, inteligente y madre. Pronto destacó y se convirtió en parte indispensable de la investigación.

Virginia tenía un “don de gente” que hacía que el trato fuera fácil, incluso tratándose de sexo. No nos olvidemos de que estamos hablando de los años ´60 donde solo hablar de sexo ya era tabú. Son muchos los que piensan que sin ella muchas de las investigaciones no se habrían llevado a cabo ya que toda investigación necesita de sujetos dispuestos a hacerlas y esos sujetos tienen que estar motivados y receptivos para ser dejarse investigar, y allí estaba ella para conseguirlo.

Fue en 1966 cuando Masters y Johnson revolucionaro en mundo con su libro Human Sexual Response. Libro que fue escrito para uso profesional y con un lenguaje técnico. Aún así se convirtió en un best seller con más de 300 mil libros distribuidos en 1970.

La respuesta fue muy positiva y les querían en conferencias, tertulia… etc. Aparecieron en programas de televisión como Today de la NBC y Stage 67 de la ABC. También se les pudo ver en revistas como Time.

Si quieres seguir leyendo sobre la vida y obra de Virginia Johnson no te pierdas el post Rompiendo Mitos Sexuales. Masters y Johnson. y La gran sexóloga, Virginia Johnson.

La Menopausia

La Menopausia es solo el cese definitivo de la regla. Pero hay muchos aspectos físicos y psicológicos, que se unen a este proceso de envejecimiento natural, por los que, erróneamente se ha pensado que también es el fin de la capacidad de obtener y dar placer, entre otras cosas, pero esto es falso. Nuestro cuerpo no pierde ninguna de sus posibilidades de sentir y vivir el placer, no lo olvidéis. Es un tiempo de cambios y como todo cambio tiene su periodo de adaptación. Para muchas mujeres aumenta el goce por perder el miedo al embarazo.

Hoy vamos a dar una visión natural y unos sencillos consejos para aprender a vivir de forma positiva los cambios que se reproducen en nuestros cuerpos cuando llegamos a una edad madura y la fertilidad nos abandona.

Gustav_Klimt_las3edadesdelamujer

En el post 7 Conceptos Básicos de la Sexualidad Femenina el concepto de Climaterio y Menopausia fueron definidos ya que normalmente se confunden. Hoy hablamos de Menopausia tal y como se conoce socialmente, aunque nos referimos al climaterio, que es el proceso que desencadena en la menopausia o cese definitivo de la regla.

Para hacernos una idea aproximada de a qué edad puede llegar tu climaterio y menopausia podemos usar 3 indicadores:

La influencia familiar, te puedes orientar por la edad que tenía tu madre y tus hermanas mayores si las tienes.

Se puede adelantar si tus hábitos de vida no son saludables e incluyen: tabaco, alcohol o una alimentación deficiente. El uso de la píldora anticonceptiva puede retrasar este proceso varios años.

La media de tu país también te puede servir de referencia. En España la media esta en los 48 años. Pero se considera normal entre los 45 y 55.

Los cambios más importantes que se identifican con la menopausia, aunque realmente serían parte del climaterio, son: sofocos, sequedad vaginal y las irregularidades de la regla.

Sofocos, calores o sudores. Cada mujer los siente y describe de forma diferente siendo para unas sólo una sensación de calor y para otras una sensación de malestar y desagrado. Los calores duran de medio a dos minutos y afectan principalmente a la cara, pecho y brazos.

También hay mujeres que no los experimentan nunca y otras que los tienen hasta los ochenta años. Mujeres que tienen uno a la semana y mujeres que tienen varios al día.

Los sofocos no se notan, pero muchas mujeres al estar muy acaloradas piensan que se lo están notando y se sienten incómodas. Respirar hondo, mirarte a un espejo o comentarlo con la/s personas que este contigo en ese momento puede aliviar el síntoma. Tener a mano un abanico o algún artilugio que te pueda airear puede resultar también muy útil si eres de sofocos fuertes.

Sequedad Vaginal. La bajada del nivel de estrógenos hace que las paredes vaginales sean más secas y frágiles, lo que puede producir una sensación de escozor, tirantez o sequedad. La sequedad vaginal, que no se da en todas las mujeres, puede hacer las relaciones sexuales con penetración molestas y dolorosas. Además es más fácil tener infecciones vaginales o de orina.

El uso de lubricante es una solución fácil para esta situación de sequedad vaginal, por suerte hoy en día en el mercado tenemos todo tipo de lubricantes, de sabores, aromas, efectos y componentes. Yo siempre recomiendo lubricantes en base acuosa que además de ser ideales para el uso interno, evita infecciones. Comprueba que el lubricante que vas a comprar pasa todos los registros sanitarios y elije uno de buena calidad, no notarás muchas diferencia en el precio así que no escatimes con tu salud sexual.

Llegamos a este punto con el conocimiento de lo que le pasa al cuerpo femenino cuando deja de ser lo suficientemente fuerte como para sacar una vida adicional de su interior, es decir, cuando deja de ser fértil. Pero es ahora cuando creo importante recordaros que en el ámbito de lo sexual:

  • La intensidad de las relaciones sexuales varia a lo largo de los años y en cualquier momento de nuestras vidas, no es algo exclusivo de la menopausia. En la menopausia al igual que en el embarazo o en otros momentos de nuestras vidas nos adaptaremos al rendimiento de nuestro cuerpo y mente.

  • Las relaciones sexuales son mucho más que penetración. Las posibilidades son infinitas.

  • Nuestra experiencia sexual es algo único, y por mucho que socialmente se tienda a unificar cada un@ vive su vida sexual como única e irrepetible. Cada un@ usa los medios y medidas que responden a sus necesidades para obtener placer de su cuerpo.

Para aquellas mujeres, que actualmente están reencontrándose con su vida sexual y que han vivido una vida que le ha podido privar de muchos conocimientos primordiales sobre sexualidad recordarles que las mujeres tenemos vagina y clítoris, que si no lo conoces es un buen momento para que se convierta en tu mejor aliado. Tenlo siempre presente en tus juegos sexuales. Es hora de descubrir si aún no lo has hecho el resto de tu cuerpo, pechos, rodillas, muslos, manos…

 Como siempre, si te ha gustado, comparte!!

by Galocha

Puedes seguirme también en twitter!

Infografía del Cunnilingus

El Cunnilingus es un gran recurso para el Orgasmo femenino.

El Cunnilingus es el arte de excitar los genitales femeninos con la boca, lengua o labios; mediante la succión, el mordisqueo, el lamer o chupar. La intensidad y los movimientos pueden ser tan variados como la imaginación de la persona que los realiza. No todos los cunnilingus tienen que terminar en orgasmo si la pareja tiene otros planes pero desde luego es un gran recurso para conseguirlo.

Es vox pópuli que los mejores cunnilingus son los que realizan las mujeres, al igual que las mejores felaciones son las que realizan los hombres. Pero, ¡todo se puede aprender! Orienta a tu pareja en cómo hacerlo, recuerda que la que ganas eres tú.

Recomendación para hacer un cunnilingus: empezar siempre lentamente, jugando. Los cambios de ritmo y la respuesta del cuerpo te pueden dar la clave. Usa la lengua y los labios; chupa, lame, cambia de ritmo, mordisquea, succiona… la secuencia correcta es la que debes descubrir, cada mujer es un mundo aunque hay cosas que gustan a todas.

Infografía del Cunnilingus
Infografía del Cunnilingus de Tantras Urbanos

El cunnilingus es un gran aliado en el camino al éxito de las terapias sexuales. Algo que se nos antoja tan placentero, y me refiero ahora al sexo en general, cuando tienes algún problema  sexual, pasa a ser algo a evitar y ocultar, poniendo excusas y autoexcusas de todo tipo.

Anorgasmia, vaginismo, dispaurenia, perdida de deseo… son algunos de los problemas en los que en algún punto de la terapia y tras la valoración con la pareja se recomienda la práctica del cunnilingus, con excelentes resultados siempre. El cunnilingus es un gran recurso para conseguir, en muchas ocasiones, el tan esperado Orgasmo.

El cunnilingus, como sexo oral que es, está censurado por algunas religiones, tengamos en cuenta que muchas de las religiones conciben el sexo solo para la reproducción, por tanto el sexo oral para ellos no tiene sentido.

También a muchas personas a las que durante gran parte de su vida se le inculcó que los genitales eran algo sucio les cuesta pensar en sexo oral y les preocupa el tema de la higiene genital. Hoy en día esto no debería presentar un problema, pero si alguien se lo cuestiona háganlo diferente, empiecen su encuentro sexual con una ducha erótica. Siempre puedes añadir la modificación que se ajuste a lo que tú quieres hacer.

Humming: consiste en hacer un sonido gutural con la garganta durante el cunnilingus que produce cosquilleo.

A lo largo de la Historia nos han quedado escritos en los cuales queda constancia de esta actividad sexual. Como vimos en el post Wu Zetian quién a sus 65 años impuso el decreto por el cual los dignatarios visitantes le rendirían respetos realizándole un cunnilingus.

El taoísmo chino conservo la reverencia al cunnilingus. Ellos creían que por la ingesta de secreciones vaginales, un hombre o mujer podían aumentar o conservar su “chi” o aliento vital original.

La Great Medicine of the Three Mountain Peaks (La Gran Medicina de la Montaña de Tres Picos) se encuentra en el cuerpo de la mujer y se compone de tres jugos o esencias: uno en la boca de la mujer, otro en sus pechos, y el tercero, pero más poderoso, en la Grotto of the White Tiger (Gruta del Tigre Blanco), que está en el Peak of the Purple Mushroom (El Pico de la Seta Púrpura).Octavio Paz. Conjunctions and Disjunctions. trad. Helen R. Lane. 1975. (Londres: Wildwood House, 1969) p. 97.

De la época romana nos quedó constancia de la práctica del cunnilingus, que era algo sucio y que realizaban las señoritas de compañía a cambio de dinero. Para los romanos que un hombre hiciera un cunnilingus estaba peor visto que la penetración entre hombres, que también era una práctica que no estaba aprobada socialmente.

No debemos de perder de vista que el cunnilingus es una técnica muy placentera para la mujer, que al intervenir distintos tipos de fluidos corporales se tiene que hacer con las medidas que sean oportunas en cada caso sin descartar el uso del preservativo oral. Las enfermedades de transmisión sexual son muchas, por lo tanto toda práctica que conlleve un riesgo se debe hacer con la protección correcta. La regla de las 3S Sexo Siempre Seguro!

Preservativo Sexo Oral
Preservativo Sexo Oral

Miriam Gómez